Una vivienda no es suficiente: Irma Tulia Escobar



Ser víctima de la violencia es un drama que ha causado mucho dolor y sufrimiento a miles de personas en distintos territorios de Colombia, que no solo les marca su vida a quienes lo han padecido, sino que además ha acabado con sus sueños y esperanzas, marcándoles un futuro incierto, en muchas ocasiones lejos de las zonas en donde se ha tenido origen.

Se puede decir que Irma Tulia Escobar es uno de los pocos casos en que este sufrimiento de ser víctima de la violencia armada en nuestro país, se ha convertido en una oportunidad para desarrollar un liderazgo que le ha permitido darle la mano a muchas personas en su mayoría afrodescendientes, en el municipio de Tuluá – Valle, en donde reside.

Irma Tulia Escobar es madre cabeza de familia. Tiene tres hijos. Vivía de la producción de mora en la Mansión, un corregimiento de Monteloro (Valle del Cauca), pero en el año 2005 asesinaron a su hermano. Ella tuvo que desplazarse a Tuluá.

Al llegar a Tuluá, Irma Tulia decide liderar el acompañamiento a las demás personas en situación de desplazamiento en el municipio y las zonas veredales, en su mayoría mujeres afrodescendientes víctimas del conflicto, que además tenían la condición de ser madres cabezas de familias.

Una de las primeras metas que se propone esta líder va