Situación humanitaria en El litoral del San Juan y Pacífico Caucano

Por: Oficina Pacífico - Pares


El pacífico medio es una de las zonas más golpeadas por las violencias surgidas durante el posacuerdo. Esta subregión se convirtió en epicentro de la disputa armada entre los grupos que buscan heredar el control territorial y las economías ilegales que otrora tenía las FARC. Esto hace que las violaciones a los derechos humanos y victimizaciones contra la población civil sean continuas en los municipios de Litoral del San Juan (Chocó), Guapi, Timbiquí y Lopez de Micay (Cauca). Otro aspecto que agrava la situación humanitaria, es que, a pesar de que las organizaciones sociales vienen adelantando todo tipo de denuncias sobre esta situación, las autoridades no reconocen la dimensión del problema.


El Litoral del San Juan es un municipio confinado


En este municipio el ELN y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) sostienen enfrentamientos desde finales del año pasado, a esto se suma las operaciones de la fuerza pública, principalmente en contra del ELN. Este escenario convierte al Litoral del San Juan en una zona de alto riesgo para la población civil. En especial representa un riesgo para los procesos organizativos, así como para los y las líderes sociales, por las reiteradas violaciones a los derechos humanos que se presentan, las cuales dejan cifras de víctimas preocupantes, en un municipio de tan solo 6.741 habitantes. Actualmente todavía persisten comunidades indígenas confinadas porque el paro armado de las AGC todavía no se levanta en su totalidad.


Gráfico No. 1

Desplazamiento y Confinamiento en Litoral del San Juan (2017-2021). Creado por: Oficina Pacífico, Fundación Paz & Reconciliación. Con datos de la Red Nacional de Información (RNI)

El Pacífico Caucano no es escuchado

Los municipios de Guapi, Timbiquí y Lopez de Micay, ubicados en el pacífico, no están exentos de la difícil situación de seguridad que golpea al departamento del Cauca por el control territorial, rutas y economías ilegales que convergen en el departamento. Estos tres municipios son disputados entre el ELN y los Grupos Armados Post-Farc (GAPF), estos últimos operan en la zona a través de la Columna Móvil Jaime Martínez y el Frente 30 Rafael Aguilera del Comando Coordinador de Occidente (CCO). Se han presentado constantes enfrentamientos que han obligado a más de 237 familias a desplazarse de sus territorios, además del temor por la vulnerabilidad de las comunidades por casos de amenazas, desapariciones forzadas, confinamiento, desplazamientos y asesinatos. De hecho, debemos destacar la masacre realizada en la comunidad de Soledad el pasado 30 de enero de 2022, que dejó 4 personas asesinadas.

Los principales nichos en disputa por las estructuras armadas ilegales son: las rutas y la salida al océano Pacífico para el envío de lanchas con droga hacia Centroamérica, el tráfico de gasolina y armas, a minería ilegal y los cultivos de uso ilícito en las partes altas de los ríos.

Gráfico No. 2


Hectáreas de cultivos ilícitos en el Pacífico Caucano. Creado por: Oficina Pacífico, Fundación Paz & Reconciliación. Con datos del Observatorio de Drogas de Colombia (ODC)

Entre los tres municipios hay alrededor de 3.000 hectáreas registradas de cultivos ilícitos que representan el 18% del total departamental. Lopez de Micay y Timbiquí solo son superados por hectáreas cultivadas por los municipios del Tambo y Argelia.


La disputa por el control de la producción primaria de la cadena del narcotráfico después de la firma del Acuerdo de Paz, ha dejado las siguientes víctimas en la población civil:


Tabla No. 1

Victimas por hechos en el Pacífico Caucano. Creado por: Oficina Pacífico, Fundación Paz & Reconciliación. Con datos de RNI, Forensi, CODHES y Policía Nacional.

Por tal razón la Coordinación de Consejos Comunitarios y Organizaciones de Base del Pueblo Negro de la Costa Pacífica del Cauca (COCOCAUCA) viene denunciando varias violaciones a los derechos humanos en estos tres municipios:

  • 4 de enero de 2022: 116 personas, unas 36 familias, se desplazaron desde la comunidad de San Vicente del Consejo Comunitario Alto Guapi hacia el casco urbano de Guapi por enfrentamientos entre grupos armados y amenazas.

  • 28 de enero de 2022: fue asesinado Livinton Sinisterra, perteneciente al Consejo Comunitario del Napi, días anteriores al hecho le habían quitado sus bienes y, posteriormente, le asesinaron en su comunidad. El 30 de enero hubo una masacre en la comunidad de Soledad en la que 4 personas fueron asesinadas.

  • 6 de febrero de 2022: 40 familias de la comunidad de Soledad del Consejo comunitario del Napi, se desplazaron hacia las cabeceras municipales de Guapi y Timbiquí por los enfrentamientos y amenazas contra la comunidad. Según el reporte, hubo vaciamiento total de la vereda. Al menos 170 personas se desplazaron forzosamente desde la zona rural hacia la cabecera municipal de Guapi, por amenazas de grupos armados el 11 de febrero.


Según un comunicado oficial expedido por la Alcaldía Municipal de Guapi el día 22 de febrero, “se presentó una balacera en la carretera 2 cerca de la Institución Educativa San José, en la que una niña de 12 años resultó herida”. Este, sin duda, es un tipo violación a derechos humanos que ha agudizado la crisis humanitaria que se vive en esta región del país.


En cuanto al Municipio de Timbiquí, según informe realizado por el Proceso de Comunidades Negras (PCN), entre el 25 y el 26 de enero del año en curso, se registró una masacre en el corregimiento de Santa María del Consejo Comunitario Renacer negro, masacre que dejó a tres personas fallecidas y dos heridas. Las autoridades le atribuyen la responsabilidad al GAPF Comando Coordinador de Occidente Jaime Martínez. El 6 de febrero en la misma comunidad, varias personas fueron retenidas por integrantes de un grupo armado por verse involucrados en una pelea.


La juventud es la más vulnerable


De los municipios de Guapi, Timbiquí, Litoral del San Juan, López de Micay y Buenaventura, se calcula que alrededor de 100.000 jóvenes han sido víctimas por algún tipo de hechos después de la firma del Acuerdo de Paz, pero también son más vulnerables de convertirse en victimarios por el reclutamiento silencioso que se viene presentando en estos municipios, como se pudo constatar el pasado 23 de febrero en el municipio de Guapi, cuando el Ejército Nacional en compañía de la Infantería de Marina, capturaron a 5 menores que habían sido reclutados por la estructura Jaime Martínez.


En los centros poblados y zonas urbanas, las estructuras delincuenciales y grupos armados han comenzado a hacer presencia dentro de las poblaciones. Esto pone en riego a la juventud, que es conminada a vincularse o es acosada por la misma presencia de los armados. Definitivamente, este grupo poblacional es el más vulnerable y tienen que soportar los señalamientos como parte del problema.