Se agudiza la violencia en el Norte de Antioquia

Por: Red de organizaciones sociales y campesinas del Norte y Bajo Cauca.


La mayoría de los análisis sobre lo que ocurre en nuestros territorios del Norte de Antioquia se desvanecen en la generalidad y ello dificulta dar cuenta de las duras realidades de un conflicto creciente y en desarrollo que ha roto nuevamente la tranquilidad de las comunidades. El conflicto armado que hoy tiene como epicentro el Nudo del Paramillo no se puede entender desde las divisiones político-administrativas impuestas sobre los territorios.


Separar en fracciones, no da claridad acerca del trasfondo de las confrontaciones y tensiones entre grupos armados. Al privilegiar una vista enmarcada entre límites se incurre en un grave error: no se da cuenta de las complejas realidades de las disputas violentas. Basta pensar, por ejemplo, en el argumento común a través del cual se explica la situación de Guerra que actualmente ocurre entre las Autodefensas Gaitanistas de Colombia -AGC- y los frentes 18 y 36 de las llamadas “Disidencias de las FARC”.


Este, usualmente se describe como un problema centrado en el control de rutas del narcotráfico en el municipio de Ituango y, así, se asume que esta realidad no tiene nada que ver con el Nudo del Paramillo o con lo que ocurre en la zona conocida como “tres cañones”; un extenso territorio conformado por el cañón del río Cauca (en límites de Ituango con Briceño y Sabanalarga), el Cañ