• Redacción Pares

Preocupante aumento de detenciones de periodistas

Por: Redacción Pares


Entre el 21 de noviembre y el 7 de diciembre, la Fundación para la Libertad de Prensa -FLIP, a documentado que por lo menos 19 reporteros han sido detenidos de manera ilegal en Colombia. En los registros recientes de esta Fundación no se había presentado una situación similar. La FLIP expresa su grave preocupación y rechazo por el descomunal aumento de las detenciones ilegales por parte de la Policía Nacional a reporteros en varias ciudades del país.


El aumento inusitado de las detenciones, explica la FLIP, establece patrones similares en la conducta de los funcionarios y hace que la FLIP se cuestione si los uniformados están recibiendo una directriz según la cual se debe impedir el trabajo de la prensa. Entre el 5 y 7 de diciembre, la FLIP ha documentado tres casos de detenciones arbitrarias que han afectado a por lo menos seis reporteros en las ciudades de Bucaramanga, Medellín y Bogotá. Los anteriores se suman a los casos de detenciones arbitrarias que iniciaron el 21 de noviembre con el Paro Nacional.


Detenciones documentadas por la FLIP

  1. El jueves 5 de diciembre fue detenida en horas de la noche la periodista María Montiel de Colombia Informa, luego de salir de un evento cultural. La reportera cuenta que fue agredida física y psicológicamente durante su detención, ya que no se le permitió ingerir alimentos y tuvo que permanecer de pie, atada con las esposas a las rejas de su celda. La reportera fue liberada a las diez de la mañana, luego de que la Fiscalía determinara que no había sustento para las acusaciones en su contra. La periodista ya había sido agredida por el ESMAD en medio del cubrimiento de manifestaciones y cuenta que la detención estaría relacionada con las denuncias que ha hecho sobre irregularidades de la Policía durante el Paro Nacional. El general Manuel Antonio Vásquez, comandante de la Policía de Bucaramanga, manifiesta que no tiene conocimiento de maltrato contra la reportera pero que se encargará de direccionar la solicitud de investigación que sea interpuesta por la comunicadora.

  2. El viernes 6 de diciembre, la periodista Maritza Sánchez y uno de sus colegas del medio Universo Centro fueron detenidos en Medellín mientras apoyaban a una mujer que estaba siendo víctima de lo que serían arbitrariedades durante un operativo judicial. Si bien los comunicadores no se encontraban en cubrimiento periodístico, sí fueron identificados como periodistas por los oficiales, quienes expresaron su resentimiento por publicaciones donde cuestionaban acciones de la Policía. Una vez en el Centro de Traslado por Protección (CTP) fueron liberados luego de que se les dijera que la detención había sido un error.

  3. El sábado 7 de diciembre, por lo menos tres reporteros independientes fueron detenidos ilegalmente mientras cubrían las detenciones de la Policía a algunos manifestantes del plantón realizado en el aeropuerto El Dorado en Bogotá. Además, el celular de uno de ellos fue decomisado. A la hora de la publicación de este comunicado los reporteros siguen en detención, sin que les hayan sido explicadas las razones de su detención*.

La FLIP explica que las acciones de la Policía en estos casos, así como los documentados desde el 21 de noviembre, tienen en común que ocurren después de que los periodistas hubieran registrado o denunciado arbitrariedades cometidas por integrantes de la Fuerza Pública. Son acciones que tienen como efecto la interrupción definitiva del cubrimiento de los hechos.


*En la noche del 7 de diciembre fueron liberados los periodistas.


Una violación al derecho a la información


En el marco del Día de los Derechos Humanos que se celebra este 10 de diciembre, vale la pena recordar que según la UNESCO la libertad de información puede definirse como el derecho a tener acceso a la información que está en manos de entidades públicas. Es parte integrante del derecho fundamental a la libertad de expresión, reconocido por la Resolución 59 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobada en 1946, así como por el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), que dispone que el derecho fundamental a la libertad de expresión incluye el derecho de «investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.


La libertad de información es también fundamental en el marco de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, que ha reafirmado la libertad de expresión y el acceso universal a la información como piedras angulares de las sociedades del conocimiento integradoras.