top of page
  • Laura Natali Cano Murillo

Posible hallazgo del cuerpo de Carmenza Castañeda: una esperanza de reparación y verdad

Por: Laura Cano

Periodista Pares

Foto tomada de: El País / Emilio Morenatti (AP)

En Colombia, según cifras de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), se estima que hay alrededor de 120.000 personas desaparecidas. Muchas de sus familias continúan con la esperanza de encontrarles o de saber la verdad sobre lo que les sucedió. Entre estas, se encuentra la familia de Gerardo Angulo y Carmenza Castañeda, quienes fueron secuestrados por el ‘Bloque Oriental’ de las FARC-EP hace más de 20 años, el 19 de abril del 2000, en la Calera, Cundinamarca.


En los días recientes, al parecer, se abrió un nuevo capítulo en la historia de espera de esta familia, pues, luego de una larga búsqueda, todo parecería indicar que fue encontrado el cuerpo de Carmenza Castañeda en zona rural de San Juanito, Meta. El hallazgo fue hecho por la UBPD en el marco del desarrollo del Plan Regional de Búsqueda. Además, durante toda la diligencia, también participaron integrantes del Equipo Colombiano Interdisciplinario de Trabajo Forense y Asistencia Psicosocial, Equitas y la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ).


“El hallazgo del cuerpo se logró en una zona boscosa bastante compleja, sobre los 2.000 metros, con un clima de lluvia y neblina permanente, por lo que el apoyo de la comunidad fue muy importante para la entrada de los equipos técnicos y humanos, el despeje de la vegetación de la zona y la apertura de alrededor de 1.300 pozos de sondeo en la tierra”, afirmó Luz Marina Monzón Cifuentes, directora de la Unidad de Búsqueda.



Hay que recordar que, en este proceso, también participaron los hijos de Gerardo Angulo y Carmenza Castañeda, quienes, junto con los equipos de Equitas y la CCJ, conocieron la información sobre la ubicación del lugar donde podrían encontrarse los cuerpos de la pareja. Además, para este paso, también se tuvo en cuenta y fue importante la información entregada por la Comisión de Búsqueda de las FARC.


La UBPD informó que este proceso fue realizado durante 14 días, en los que se adelantaron labores junto con el equipo interdisciplinario de la UBPD en 22 cuadrantes que conforman un área aproximada de 9.200 metros cuadrados. Hay que señalar que el cuerpo recuperado fue entregado al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para su análisis e identificación.


Tras el hallazgo del cuerpo, Helmuth Angulo, hijo de Gerardo Angulo y Carmenza Castañeda, y quien había recorrido la zona en diez oportunidades en busca de noticias de sus padres, aseguró: “Felicidad no tengo, pero sí algo de tranquilidad y paz. Esto de haber encontrado el cuerpo de mi madre me da mucha paz, mucha tranquilidad, porque ha sido un esfuerzo de familia: los seis hermanos hemos estado durante 21 años buscándolos, y pues encontrar a mi madre es una satisfacción muy grande”.


Por su parte, desde el equipo de la UBPD, se aseguró que esta misión humanitaria, además de poder dar con el cuerpo que sería de Carmenza Castañeda, también permitió recoger información sobre lo que pudo haber pasado con los cientos de personas que pudieron estar secuestradas en esta zona del país. “Por ejemplo, en esta área donde nos encontramos hubo muchas personas secuestradas que permanecen desaparecidas. Cuando se obtiene información para buscar a los esposos Ángulo, también se está obteniendo información que podría ayudar a buscar los cuerpos de otras personas que no sabemos en dónde se encuentran”, indicó Ana Carolina Guatame, antropóloga de Equitas.


Es necesario mencionar que el secuestro de Carmen Castañeda y Gerardo Angulo es uno de los casos que recoge el Auto Número 19 de 2021, de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), mediante la cual, en enero de este año, se determinaron los hechos y conductas atribuibles a los antiguos miembros del Secretariado de las FARC-EP por toma de rehenes y otras privaciones graves de la libertad.


Ahora bien, hay que traer a colación que, luego de que la pareja de esposos fuera secuestrada, les habrían trasladado hacia el municipio de San Juanito, en el departamento del Meta, donde se encontraba un grupo de personas secuestradas por los frentes 54 y 53 de las FARC-EP. Posteriormente, y luego de iniciar la búsqueda, después de los primeros días de su desaparición, el vehículo de la pareja fue hallado a 8 kilómetros en la vía que de Mundo Nuevo conduce a Chingaza.


Respecto a las condiciones de su secuestro, se relata a través de la JEP que Castañeda y Angulo "fueron sometidos a realizar prolongadas y forzosas marchas, pese a las dificultades de salud de la señora Castañeda. El 1 de mayo de 2000 sus hijos recibieron una llamada donde les pedían 800 millones de pesos a cambio de su liberación. No obstante, la familia no tenía esa cantidad de dinero, por lo que les redujeron la exigencia del pago a 350 millones de pesos. Después de esto la familia no volvió a tener contacto telefónico con los captores. La pareja fue asesinada por sus captores en obediencia a la instrucción de que, si no podían caminar, debían ser ejecutados". Por estos hechos, Arnobis Tovar, quien fue parte de la guardia de esta pareja, fue condenado en la justicia ordinaria por el delito de secuestro agravado extorsivo.


Un exguerrillero que había hecho presencia en la zona, de acuerdo a lo recogido por El Espectador, señaló: “Ese día el Ejército estaba subiendo (...) entonces ‘Yamit’ (jefe de esa comisión de cuidado) dio la orden de bajarlos y ejecutarlos por su dificultad para caminar”.


Fue en 2008 cuando la Fiscalía conoció el sitio donde habrían ocurrido los hechos. Hasta allí llegaron luego de conocer "el testimonio de Dumar Yepes Hurtado, conocido como ‘Pata de palo’, ‘Tabique’ o ‘Carrillo’, desmovilizado de las Farc, quien relató que dos meses después de los hechos, encontró los cuerpos a la intemperie y acató la orden de enterrarlos para levantar un campamento en la zona. Yepes Hurtado fue asesinado en 2019, al parecer por la información que había dado de la organización años atrás a las autoridades", se lee en El Espectador.


En el mismo medio se expone que la familia, que llegó a la zona del Meta a hacer búsqueda desde marzo de este año, también tuvo la oportunidad de hablar con Guillermo ‘La Chiva’ Cortés, periodista secuestrado durante siete meses en el mismo grupo de los Angulo, quien les contó que los guerrilleros les habían dicho que los adultos mayores iban a ser entregados a sus familiares, sin embargo, habrían sido degollados y enterrados en las montañas de la zona, las misma que fueron investigadas en 2008 por la Fiscalía sin muchos avances.


Los sucesos que se han presentado en medio de este caso han mantenido la esperanza de la familia Ángulo Castañeda de poder tener acceso a la verdad y de encontrar el paradero de Carmenza Castañeda y de Gerardo Angulo; esperanza que hoy se torna más fuerte con la posibilidad de que el cuerpo encontrado sea el de Castañeda, y de que, con este hallazgo, se pueda avanzar en la verdad sobre lo que sucedió con la pareja y con personas secuestradas en condiciones similares en la región.



bottom of page