Las masacres son responsabilidad del Estado