La Guajira y Cesar: un territorio en manos del crimen