La disputa a sangre y fuego por el Bajo Cauca

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


Las alertas siguen encendidas en la subregión del Bajo Cauca antioqueño debido al dramático aumento de la violencia por la disputa entre las estructuras armadas del Clan del Golfo y los Caparrapos. Este fin de semana fueron masacradas cuatro (4) personas en el corregimiento de Guarumo, en el municipio de Cáceres, Antioquia.


En la zona rural de Cáceres un grupo de unas quince (15) personas llegaron a disparar con fusiles hacia una vivienda a la cual posteriormente le lanzaron una granada. Una de las víctimas era un menor de edad.


De acuerdo con información preliminar, los desconocidos llegaron a este corregimiento a través de un afluente del río Cauca, vestidos con “prendas negras y chalecos con siglas falsificadas del Gaula” o Policía antisecuestro, y se dirigieron a un sector conocido como Laureles, causando la muerte a estas personas.


Las autoridades han señalado que pudo tratarse de un “ajuste de cuentas” entre el Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y los Caparrapos, que actualmente se disputan el control territorial en el Bajo Cauca con el fin de cooptar las rutas del narcotráfico y la redes de extorsión.