Guía de técnicas de manipulación en los medios

Por: Attila Lenti. Columnista Pares.



En medio de la torpeza del gobierno, la inseguridad generalizada y la corrupción desatada, en Colombia la tendencia política actual es el fortalecimiento cada vez más notable de la oposición. Con miras al 2022 es una tendencia poco favorable para el uribismo, pero en lugar de combatirla comenzando a gobernar, más bien se observan unos intentos desesperados de contrarrestarla utilizando los medios de comunicación hegemónicos, portavoces tradicionales de las élites.


Aquellos notables y “estadistas” a los cuales la gente en la calle refiere como “los mismos de siempre”, se han convencido, con experiencia tangible, de que no es necesario gobernar si está a su disposición toda una gama de técnicas y herramientas para la concentración y preservación del poder, incluso en el marco de una democracia formal. La comunicación, caracterizada por algunos como “el cuarto poder”, está fuertemente controlada por los dueños del poder económico. Hoy es uno de los obstáculos para que en Colombia se pueda desarrollar una democracia real.


Colombia: un terreno fértil para la propaganda


<