top of page

En foro de la ONU Petro llama a detener la extracción de petróleo y proteger la selva amazónica

Por: Katerin Erazo, Periodista


El pasado 17 de abril, el presidente Gustavo Petro participó en el Foro Permanente para las cuestiones Indígenas que se llevó a cabo en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, como parte de su visita inicial a Estados Unidos. Durante su intervención, el primer mandatario presentó los planes de su gobierno para combatir el cambio climático y proteger la selva amazónica.


El presidente Petro inició hablando acerca de la extracción de petróleo, recordando las palabras del dirigente indígena colombiano del pueblo u'wa, Roberto Cobaría, quien hace varias décadas afirmó que extraer petróleo de la tierra era equivalente a “extraerle la sangre a la Madre Tierra y que esto solo tendría como consecuencia la muerte y la extinción de la vida en el planeta”.


En un contexto mundial de emergencia climática, las palabras del presidente Petro se interpretaron como una llamada de atención hacia la transición hacia una economía sostenible y la necesidad de reducir la dependencia del petróleo. Según el presidente, la única solución a la crisis climática sería detener la extracción de petróleo, carbón y gas.


Durante este Foro, el presidente Petro también destacó la importancia de proteger la selva amazónica y avanzar hacia la descarbonización de la economía. En su discurso, el mandatario anunció que Colombia pondrá más de 150 millones de dólares para construir un "patrimonio común" que permita revitalizar la selva amazónica en su frontera natural y contribuya al equilibrio del clima mundial. Ver: (Del carbón al carbono neutral)


Además, el jefe de Estado confirmó que se convocó una “cumbre de países que tienen responsabilidad territorial sobre la selva amazónica” con el fin de que se reúnan para que puedan construir un programa común que se pueda dialogar con el resto de la sociedad. La cumbre de la Amazonía se realizará en agosto en Belém, Brasil.


“Queremos que los pueblos indígenas que habitan esas selvas, las de la Amazonía y las otras circundantes, nos permitan su apoyo para que esta cumbre pueda ser una fusión entre el deseo indígena del equilibrio vital y la realidad política, que se plasma a partir de la administración, las propuestas y la agenda de los gobiernos que tenemos soberanía sobre ese territorio”, destacó el primer mandatario.


Cabe añadir que la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) ha realizado importantes esfuerzos en relación con la Amazonía, centrándose en la deforestación y la minería. Según Catalina Lema, asistente de investigación de la Línea Paz, Posconflicto y Derechos Humanos de Pares, la Amazonía continental perdió alrededor de casi 2 millones de hectáreas en 2021, y desde entonces hasta 2023 se han intensificado los puntos de mayor pérdida de la cobertura de los bosques en la alta Amazonía colombiana y en la Amazonía peruana.


En cuanto a la minería, aunque la mayor cantidad de concesiones se encuentran en la Amazonía brasileña, las comunidades indígenas de los pueblos Ñengatú y Uwittojja, entre otros, han reportado altas afectaciones a los derechos humanos y ambientales debido a la minería ilegal que se realiza en el estado de Amazonas, en Venezuela, vinculada a la minería promovida por el gobierno en el arco minero del Orinoco. Esto demuestra que la Amazonía está conectada con los ciclos ecosistémicos de otras regiones como la Orinoquía y el piedemonte andino. Por lo tanto, las estrategias de conservación, como la ejecución de bonos de carbono, son insuficientes, ya que los riesgos que enfrenta la Amazonía hoy en día tienen que ver con estas actividades extractivas y la deforestación para megaproyectos, lo que es muy diferente de la pérdida de área de bosque como si fuera un hecho aislado.


De acuerdo con la Fundación para la Conservación y Desarrollo Sostenible, la Amazonía colombiana perdió 113.572 hectáreas de bosque entre abril de 2021 y marzo de 2022. Además, el Observatorio para la defensa de la vida (ODEVIDA) de Pares ha trabajado principalmente con organizaciones indígenas, quienes han expresado su preocupación por estas actividades extractivas en sus territorios. Ver: (Informe - Amazonía venezolana: una historia de muchos Haximú)


Es importante destacar que muchas medidas que benefician al norte global, como los bonos de carbono implementados en la Amazonía, han afectado negativamente el tejido social de las comunidades indígenas. En este sentido, Pares apoya la gobernanza de los pueblos amazónicos sobre sus territorios.


También, durante el discurso que realizó el presidente Petro en el Foro, mencionó que la crisis climática es una de las mayores crisis integrales que enfrenta la humanidad en la actualidad. En este sentido, afirmó que la guerra no es una opción para escapar de las soluciones necesarias para abordar esta problemática, y destacó la importancia de presionar por la paz mundial. De acuerdo con Petro, la guerra solo conlleva “muerte” y no ofrece una solución duradera a la crisis climática, lo cual hace que sea fundamental actuar con celeridad para evitar consecuencias aún más graves en el futuro.


El primer mandatario subrayó que “si la selva amazónica desaparece, no solo desaparece el agua de Colombia, que beben más de 50 millones de habitantes, sino que desaparece buena parte de la existencia humana. El equilibrio climático se rompe, por tanto, recuperar, revitalizar la selva amazónica se vuelve un imperativo mundial”.


Además, mencionó que la guerra solo está ocultando la incapacidad del poder mundial para resolver la crisis climática, la cual requiere que se deje de consumir petróleo, carbón y gas. Para Petro, este cambio supone desafiar la base misma de la acumulación de ganancias en el mundo, que se ha sustentado en estos recursos durante más de un siglo y medio. Por tanto, es necesario adoptar medidas concretas y urgentes para proteger el planeta y asegurar un futuro sostenible para la humanidad.

Comentários


bottom of page