El restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Venezuela: el caso de Monómeros

Por: Nataly Triana Guerrero, Asistente de Investigación y Juan Alejandro Pérez, Colaborador Pares

Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad


El restablecimiento de las relaciones diplomáticas de Colombia con Venezuela es una de las grandes apuestas del nuevo mandatario, Gustavo Petro, es por esto que se ha sumado a la agenda política la situación actual de laempresa venezolana Monómeros. La posible agenda que el nuevo gobierno pueda desarrollar con Nicolás Maduro pondrá en controversia el reconocimiento que Colombia ha dado al gobierno interino de Juan Guaidó, quien actualmente mantiene el control de esta empresa.

Colombia es un país de tradición agrícola que importa el 75% de los fertilizantes necesarios para la producción de alimentos. De ese porcentaje de importaciones de fertilizantes, casi la mitad, el 42%, es traído de Rusia y Ucrania (29% de Rusia y 13% de Ucrania), donde en estos momentos hay enfrentamientos militares, lo que imposibilita que se importen de allí la cantidad de agroquímicos necesarios para la producción agrícola.

Esta situación puede provocar el aumento en los costos de los insumos, lo que terminaría desencadenando en el incremento de los precios de los alimentos en nuestro país. El lugar central de Monómeros en esta crisis política y económica se debe a que esta empresa tiene casi la mitad del mercado de los fertilizantes en Colombia, por ende puede ser quien suministre los insumos que antes se importaban desde Rusia y Ucrania, generando así una estabilización de los precios.

Monómeros: entre el oficialismo y la oposición


El control de esta empresa se encuentra en medio de una disputa política entre el gobierno de Nicolás Maduro y el gobierno interino de Juan Guaidó. Desde 2019 el control de los activos extranjeros de Venezuela, entre estos las empresas Monómeros y Pequiven (Petroquímica de Venezuela S.A.), pasaron de Nicolás Maduro a manos del gobierno interino de Juan Guaidó.

Este traslado del poder sobre estas empresas fue el resultado de una serie de sanciones internacionales generadas por Estados Unidos hacia Venezuela. Monómeros ha podido continuar sus operaciones económicas a partir del reconocimiento que le diera Estados Unidos al gobierno de Juan Guaidó y la Asamblea de 2015.

El mecanismo legal a través del cual se permite el ejercicio y control de estos activos, es el Estatuto que rige la transición a la democracia para restablecer la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, firmado en 2019, es decir el documento que permite la existencia de este poder paralelo (el gobierno interino de Guaidó), el cual se encuentra vigente por una ampliación dada a principios de año.

Inicialmente, el gobierno interino y la Asamblea Nacional de 2015 tenían una vigencia hasta el 5 de enero de 2022, por ende, hasta la nueva ampliación del mecanismo, se había puesto en vilo no solamente la existencia de estas instituciones, sino especialmente su legitimidad para mantener el control de los activos extranjeros del país, que regula Estados Unidos.

Luego de haberse logrado la ampliación del gobierno paralelo, en junio de 2021 Monómeros solicitó a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros(OFAC) la extensión de la licencia para realizar transacciones internacionales. Esta prórroga fue aprobada desde el 27 de junio de 2022 hasta el 30 de junio de 2023.


A través de esta vigencia se mantuvo de nuevo el reconocimiento de Estados Unidos hacia el gobierno interino como gobierno legítimo. Sin embargo, dentro de la oposición hubo una serie de cambios durante la ampliación del mecanismo, producto de los cuestionamientos realizados al gobierno interino por el manejo de las empresas extranjeras venezolanas y en especial tras el sometimiento de Monómeros al control de la Superintendencia de Sociedades de Colombia a través de la Resolución No. 301-004466, emitida en septiembre del año pasado por presuntos indicios de riesgo de liquidez y corrupción.

Debido a esto, la misma Asamblea Nacional en su ampliación limitó los poderes del gobierno interino, entre estos se destaca la designación de diplomáticos y el manejo de los recursos, ahora en manos de una comisión delegada de la Asamblea Nacional, frente a la cual Guaidó deberá rendir cuenta de los activos en el extranjero cada mes. Así mismo, redujo el poder del gobierno interino y su estructura, por medio de la eliminación del gabinete de ministros en el que se encontraba Leopoldo López.

Estas transformaciones han generado nuevamente fracturas al interior de la oposición venezolana, teniendo en cuenta que se han transferido funciones del ejecutivo al legislativo, violando así un principio político de las democracias modernas. Sin embargo, han sido un mecanismo para reforzar el control sobre los activos en el extranjero del país, debido a las denuncias sobre el manejo de estos en manos del gobierno interino.


Actualmente las directivas de Monómeros han dejado en claro su disposición de trabajar en manos del nuevo gobierno colombiano. A pesar de esto, la oposición ha expresado sus preocupaciones sobre la influencia que pueda tener Gustavo Petro para transferir el control de la empresa a Nicolás Maduro, exigencia que este mandatario ha expresado desde los diálogos en México.

Frente a esto, el nuevo gobierno de Colombia solamente ha señalado que el manejo de Monómeros por el gobierno interino ha sido desastroso, lo que le ha costado a Colombia una crisis alimentaria y que, al contrario del gobierno saliente, Colombia reconocerá a Nicolás Maduro como el gobernante legítimo de Venezuela.

Por lo pronto existe la posibilidad latente de la transferencia de Monómeros al gobierno de Nicolás Maduro, teniendo en cuenta, primero, los acercamientos de Estados Unidos a Venezuela para el abastecimiento de petróleo y, segundo, que legalmente la OFAC, en su ampliación de la licencia, señala que esta podrá ser removida o eliminada en cualquier momento.


¿Quién es el encargado del empalme de Monómeros designado por Gustavo Petro?


La persona encargada del empalme de Monómeros y Ferticol (Fertilizantes Colombianos S.A.) es Rodrigo Ramírez. Ramírez acompañó en la campaña a Gustavo Petro en la costa caribe. De acuerdo con fuentes de prensa, es abogado defensor de derechos humanos, lleva dos años como militante de la Colombia Humana y mucho antes había sido militante de la Unión Patriótica. Por el momento no se conoce que posea experiencia relacionada con el sector de fertilizantes y agroquímicos, su única cercanía con el sector ha sido en el acompañamiento a trabajadores de Monómeros en diferentes retos en la empresa, lo cual podría cuestionar su competencia en el campo.