El reconocimiento del campesinado como sujeto de derechos, un desafío que persiste