Buscar

«El ‘presidente eterno’ no nos va a callar»

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares

El exfiscal Eduardo Montealegre y el vicefiscal Jorge Fernando Perdomo (2012-2016), informaron este martes que en el mes de junio darán a conocer el resultado de una investigación que demuestra la responsabilidad del expresidente Álvaro Uribe Vélez -en su paso por la gobernación de Antioquia- en las masacres de la Granja y el Aro ocurridas en 1996 y 1997, respectivamente.


“Adelantamos un estudio, muy serio, que daremos a conocer en el mes de junio de este año, donde demostramos, a la luz de las estructuras de imputación del derecho penal internacional, la responsabilidad del exgobernador de Antioquia, Álvaro Uribe, en las masacres del Aro y la Granja”, señalaron por medio de un comunicado.


Según expresaron los exfuncionarios, darán a conocer la investigación personalmente a la Corte Penal Internacional en la Haya, y a la Corte Suprema de Justicia en Colombia.


Por su parte, el representante de la Cámara Edward Rodríguez del Centro Democrático, partido político del gobierno, compulsó copias el mismo día a la Comisión de Investigación y Acusación por las presuntas participaciones en hechos delictivos de Montealegre y Perdomo en otro polémico caso denominado “El Cartel de la Toga”.


En ese sentido, Montealegre y Perdomo señalaron que esta medida interpuesta en su contra responde a la investigación en curso sobre la responsabilidad de Uribe las masacres, que dejaron 20 personas asesinadas por parte del grupo paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en el municipio de Ituango.


Investigaciones relacionadas con Uribe


“No descansaremos en investigar y denunciar los crímenes de guerra en que incurrió Alvaro Uribe y su ronda de violadores a los derechos humanos. Desde la Fiscalía General, investigamos, acusamos y obtuvimos condenas, contra su entorno”, indicaron en el texto.


En el periodo en el que ocuparon los respectivos cargos tuvieron en su despacho las investigaciones sobre las “chuzadas” del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS); la persecución sistemática a la Corte Suprema de Justicia y por la persecución a defensores de derechos humanos en Colombia y en Europa.


De acuerdo con el comunicado, otros casos que pasaron por el despacho fueron las sentencias condenatorias obtenidas contra los exministros Sabas Pretelt de la Vega y Andrés Felipe Arias; la apertura oficial del proceso y la medida de aseguramiento contra el hermano del Expresidente Álvaro Uribe Vélez, Santiago Uribe Vélez.


También la compulsa de copias contra el hoy senador Álvaro Uribe Vélez ante la Corte Suprema de Justicia, por delitos de lesa humanidad relacionados con el surgimiento del paramilitarismo en Antioquia, caso tal de las masacres del Aro y la Granja.


El Cartel de la Toga


Por su parte, el Representante a la Cámara señaló que Montealegre y Perdomo cometieron presuntamente delitos mientras ocupaban los respectivos cargos. Sin embargo, no pudo explicar con detalles, debido a que, es un proceso jurídico que requiere de reserva.


Este episodio se enmarca en el “Cartel de la Toga”, un caso de corrupción judicial que se conoció en agosto de 2017, el cual consistió en detener o archivar investigaciones en curso en contra de aforados. Y por el cual, fue capturado y extraditado el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno.

Otros de los sindicados de hacer parte de esta red corrupta, son el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, José Leonidas Bustos y el exmagistrado Gustavo Malo, a quien este miércoles se le expidió una orden de captura.


“Se encontraron serios indicios que permiten concluir de la participación de Bustos como el cerebro de una organización criminal encaminada a favorecer aforados en procesos de única instancia que se tramitaban por supuesto en la sala de casación penal de la honorable Corte Suprema de Justicia”, expresó el congresista.


Rodríguez indicó que a Leonidas se le acusó de tres delitos: concierto para delinquir, cohecho propio y tráfico de influencias. El primero porque no solo era el cerebro de la organización, sino que se probó claramente conexidad con los diferentes miembros de dicha organización que él daba instrucciones.


El segundo porque recibió dineros del excongresista Álvaro Ashton, acusado por parapolítica para influir en las decisiones emitidas.


“Durante el proceso se mencionan varios presuntos hechos delictivos a estos aforados (Montealegre y Perdomo) por lo tanto, me es necesario compulsarles copias para que sea un representante investigador el que determine si hay o no hechos delictivos y si participaron o no en el presunto cartel de la toga”, apuntó.


Respuesta de los exfuncionarios


Según el comunicado, la compulsa de copias pretender vincular ambos nombres, con los graves hechos del “Cartel de la Toga”, lo cual es una infamia descomunal.


“Fuimos nosotros, quienes en su momento –antes de que se conocieran las actividades delictivas de Moreno y sus cómplices– le comunicamos a la Fiscalía General de la Nación, algunos de los actos corruptos de este personaje”, agregaron.


Así las cosas, decidieron presentar una denuncia penal ante la Corte Suprema de Justicia, contra Edward Rodríguez, miembro de la Comisión de Acusaciones por prevaricato.


Según Montealegre, él mismo le había solicitado a dicha comisión que investigara su conducta en el otorgamiento de un contrato, y le pidió a la Corte Suprema que enviara a la Comisión todas las declaraciones de Moreno dadas en audiencias, puesto que, estaría incurriendo en fraude procesal.

“El extraditado Moreno Rivera, afirma de forma genérica y sin pruebas, que desde la Fiscalía General de la Nación, nosotros habríamos favorecido al Exsenador Álvaro Ashton, y a la oficina de abogados de Francisco Ricaurte”, agregó.


Lo curioso es que Uribe no ha salido a defenderse como usualmente lo hace. Incluso en su cuenta de Twitter expresó que “un enfrentamiento necesita dos”, junto con una imagen de la tendencia #MontealegreContraUribe y en ese sentido, mantendría distancia a los señalamientos.