Dimar Torres habría sido asesinado por miembros del Ejército

Por: Javier Alejandro Jiménez González y Diego Alejandro Restrepo Osorio. Investigadores PARES


En la tarde del lunes 22 de abril, a las 5 y 20, se escucharon unos disparos en la vereda Campo Alegre, municipio de Convención, ubicado en la subregión del Catatumbo. Los campesinos del sector, alertados por los sonidos de los impactos, se percataron que uno de ellos no había llegado a su casa.


Se trataba de Dimar Torres Arévalo, un excombatiente de FARC en proceso de reincorporació que se había radicado en el lugar con su esposa y sus hijos, y quien, según versiones del territorio, participaba activamente de la vida comunitaria y de los procesos de reincorporación con las Naciones Unidas.


Encontraron a Dimar con un disparo en la cabeza


Alrededor de 80 campesinos salieron a buscar a Dimar por un camino que conduce a la carretera en la que el Ejército Nacional hace presencia permanente. Allí indagaron a los soldados por el origen de los disparos y si tenían retenido a Dimar, sin embargo, miembros de esta unidad negaron conocer su paradero.


Los campesinos, incrédulos, entraron al espacio donde los soldados tienen sus carpas; para ellos no era concebible que la Fuerza Pública que patrulla continuamente la zona no tuviese conocimiento acerca lo que estaba ocurriendo.


Tras 20 minutos de búsqueda intensa y desesperada, según versión de la comunidad, encontraron un hueco en la tierra recién cavado en donde yacían las herramientas de trabajo que Dimar había salido a buscar cuando partió de su casa. Impresionados por este hallazgo, continuaron la búsqueda y cinco minutos después hallaron un cuerpo tendido en el suelo y junto a él una motocicleta.


Se trataba de Dimar, a quien le habían disparado en la cabeza y se encontraba con su torso totalmente desnudo. La información conocida hasta el momento no da cuenta de hostigamientos ni combates de ningún tipo, únicamente del asesinato de una persona en condición de discapacidad que se acogió al acuerdo de paz suscrito con la otrora guerrilla de las Farc-EP.


#DENUNCIA ataque el 20 de abril Comisión de líderes ascamcat #Cisca y lider comunal en #SanCalixto x @COL_EJERCITO a eso se suma grave denuncia d comunidad de Campo Alegre del asesinato e intento de desaparición de Dimar Torres excombatiente de #FARC al parecer por @COL_EJERCITO pic.twitter.com/Lz0UaarcAP — AscamcatOficial (@AscamcatOficia) April 23, 2019

Este martes presentaba su proyecto productivo


La violencia no es ajena para los pobladores y pobladoras del Catatumbo; otros nueve excombatientes de FARC han sido asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz, con el agravante que en esta ocasión se presume de la autoría de miembros de la Fuerza de Tarea Vulcano de ser los responsables de este homicidio en persona protegida.


Según confirmó la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, Dimar Torres venía cumpliendo a cabalidad con el proceso de tránsito a la vida civil y, en razón de esto, hoy presentaría un proyecto productivo.


Además, este sería otro hecho de violación a los Derechos Humanos y de infracción al DIH registrado en la región presuntamente cometido por la Fuerza Pública, entre los cuales, recientemente, se registró un ataque directo a tres líderes sociales de la región en el municipio de San Calixto a quienes, según versiones de la comunidad, unidades del Ejército les dispararon en reiteradas ocasiones mientras se movilizaban por la vereda San Luis.


Denuncias contra la Fuerza Pública


Según funcionarios de Ministerio Público, las denuncias contra la Fuerza Pública por atropellos a la comunidad han aumentado desde el año 2017.


Hay preocupación, por parte de las comunidades catatumberas, debido a la constante militarización del territorio que pone en riesgo a los y las habitantes de este territorio ante eventuales combates, hostigamientos y violaciones de Derechos Humanos, como ha sido denunciado.


Por su parte, las Fuerzas Militares han negado cualquier tipo de responsabilidad en el asesinato de Dimar Torres: “hemos sido los garantes de la seguridad de los integrantes de las FARC, de tal forma que esto es una apreciación totalmente equivocada porque el Ejército Nacional está para proteger los colombianos, independiente de su distingo político”, declaró a BluRadio el General Luis Fernando Navarro.


Actualmente se adelanta una comisión de Derechos Humanos por parte de la regional de la Defensoría del Pueblo, Personería Municipal y ONU DD.HH para el esclarecimiento de los hechos.

Las comunidades de Campo Alegre y del Catatumbo en general esperan la investigación, esclarecimiento y posterior judicialización por lo acontecido, ya que esto representa un acto de ruptura de la frágil confianza existente de la población civil hacia la Fuerza Pública quienes deben velar por la protección de las y los colombianos.


Asimismo, los pobladores exigen que se cumpla lo suscrito en el Acuerdo de Paz en aras de garantizar “el derecho fundamental de cada individuo y de la sociedad a no sufrir la repetición de la tragedia del conflicto armado interno”.