Desplazamiento de 130 personas en el corregimiento de Cajambre, Buenaventura

Por: Dennis Arley Huffington Investigador territorial – Oficina Pares Pacífico


Después de la firma del Acuerdo Final de Paz entre la antigua guerrilla de las FARC-EP y el Gobierno nacional, los territorios que ocupaba esta agrupación comenzaron a ser centro de disputa por otras organizaciones armadas ilegales. En el caso de Buenaventura y su zona rural, en un inicio, los grupos que se empezaron a disputar el control territorial fueron el ELN y ‘La Local’ (un grupo delincuencial organizado -GDO- con fuerte presencia en el distrito). No obstante, desde inicios del 2021, con la fracturación de ‘La Local’ y el avance de los Grupos Armados PosFARC (GAPF), en algunos corregimientos como Cajambre se comenzó a evidenciar una fuerte presencia del GAPF ‘Jaime Martínez’, lo que ha encendido las alarmas entre las autoridades locales y las comunidades ribereñas.


En Cajambre todavía hay una fuerte influencia del ELN, que se estableció por completo en la vereda, desde inicios del 2020, a través del ‘Frente de Guerra Suroccidental’. El 2 de enero de ese año se reportó su incursión a Raposo, Mayorquín y Cajambre, donde manifestaron que tomarían control de los tres ríos. Allí hubo enfrentamientos con el GAPF ‘Guerrillas Unidas del Pacífico’, que se disputaba el control de los ríos con otra disidencia del ‘Frente 30’ denominada ‘Defensores del Pacífico’.


La disputa entre ambos grupos provenientes del ‘Frente 30’ de las FARC permitió que la columna ‘Jaime Martínez’ fuera ganando terreno desde el Cauca, por el Naya, y desde el norte, por la antigua vía que comunica a Buenaventura con Loboguerrero. Es así como este GAPF se estableció en el Naya y Yurumanguí, también en el corregimiento 8 de Sabaletas y, recientemente, ha hecho patrullajes a Cajambre, Mayorquín y Raposo, ríos controlados por el ELN.