Buscar

Yo quisiera creer

Por: Walter Aldana

Político Social Alternativo


Hace unos días, en la salida de Popayán hacia la ciudad de Cali, colocaron una valla que dice: "Los cubanos y venezolanos también querían un CAMBIO...Y les tocó cambiar de país". Cuando la leí, en mi mente formulé una respuesta imaginaria para las personas que la pusieron, respuesta que comparto con el respeto que usted como lector merece: “Ustedes no van a cambiar nada, seguirán las masacres, los asesinatos, los robos y la corrupción. Nosotros nos vamos a arriesgar, porque amamos la vida”.


Tanto el mensaje de la valla como mi respuesta son dos caras de una misma moneda. Dibujan diferentes puntos de vista ideológicos y políticos, que en un país con un verdadero Estado Social de Derecho dialogarían para hacer un tránsito de un gobierno situado en una orilla hacia uno ubicado en la otra, sin que la mentira y el miedo fuesen estrategias válidas al mejor estilo de un “perverso asesor de campañas de la derecha”, el venezolano Rendón.


“Divide y reinarás” es la máxima que el establecimiento ha utilizado, a través de los grandes medios de comunicación, para alinearnos y enmarcarnos en los partidos políticos tradicionales: Liberal y Conservador, posteriormente La U, Cambio Radical, etc. Además de gastar inmensos capitales económicos en las campañas, amén de su genética costumbre de comprar votos.


Cuando la valla en mención dice que a los cubanos y venezolanos les tocó irse del país por el "cambio", olvida intencionalmente que, en el transcurso de varias décadas, tres millones de colombianos emigraron hacia el hermano país bolivariano en busca de la libertad económica que conlleva en sí la capacidad autónoma de optar políticamente. Es decir, se fueron para que la comida de sus hijos no dependiera del constreñimiento electoral practicado desde lo público y lo privado, constreñimiento que se ve mucho por estos días en las redes sociales.


Nos vamos a arriesgar al CAMBIO, porque nos duele y nos da coraje las múltiples masacres acaecidas en lo que va corrido de este 2022 y los asesinatos de lideresas y líderes sociales en nuestro departamento del Cauca. Porque llevamos más de cinco años esperando el inicio de la construcción de la doble calzada Santander-Popayán y, en varios ocasiones, nos han mentido con el inicio de la obra.


Creemos en el CAMBIO, porque la apertura económica y tratados de libre comercio acabaron con la producción campesina y solo beneficiaron a la agro-industria, para responder a la globalización. Aspiramos al crédito público, a tener acceso a los bonos producidos por una empresa estatal, donde la rentabilidad esté en el empoderamiento productivo y cooperativo del pequeño y mediano labriego.


Yo quiero creer en el CAMBIO como un proceso, imperfecto, pero esfuerzo por mejorar, no quiero la CONTINUIDAD del estado actual de las cosas.


Yo quiero creer que el cambio... será en primera.


 

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de la persona que ha sido autora y no necesariamente representan la posición de la Fundación Paz & Reconciliación al respecto.