¿Y quién protege a los domiciliarios?