Un gobierno sordo y errático ante el Paro Nacional