Un Fiscal de bolsillo

Foto FGN


Es impresionante la lluvia de acusaciones y de insultos que ha caído sobre el fiscal general Eduardo Montealegre con ocasión de sus investigaciones y declaraciones sobre las labores ilegales que realizaba Andrés Sepúlveda para la campaña de Óscar Iván Zuluaga. Se ha dicho que infiltró la campaña de Zuluaga, que obedecía órdenes del candidato Santos para realizar esta tarea, que guardó las informaciones hasta el momento en que vio que podían causarle un grave daño a la campaña de Zuluaga, que es un fiscal de bolsillo del presidente y no tiene legitimidad para investigar al senador Álvaro Uribe Vélez y a Óscar Iván Zuluaga o a los miembros de su campaña. No solo han dicho estas cosas Zuluaga, Uribe y sus seguidores. También formadores de opinión o líderes políticos de tendencias distintas a las del Centro Democrático.

Pero la entrevista que Rafael Revert –el español que trabajaba en la oficina de Sepúlveda y decidió colaborar con la Fiscalía– ha dado a La W Radio este viernes y la negativa de los principales jefes de la campaña de Zuluaga a servir de interlocutores y contradictores de lo que dijera Revert, cuestionan a los acusadores del fiscal general de la Nación de manera grave. Dijo Revert que había llegado al país contratado por la campaña de Óscar Iván Zuluaga a través de Andrés Sepúlveda. Que no conocía ni había tenido nunca ningún contacto con J.J. Rendón o con alguien de la campaña de Juan Manuel Santos. Que no había sido la campaña de Santos la que lo había llevado a donde Zuluaga. Dijo que se había encontrado con la Fiscalía después de haber trabajado un tiempo en la campaña de Zuluaga y de haber descubierto que en la oficina de Andrés Sepúlveda se estaban realizando interceptaciones ilegales de la mesa de conversaciones de La Habana y se estaba comprando y vendiendo información reservada de inteligencia del Ejército y de la Policía. Que no había sido la Fiscalía la que lo había llevado a la campaña de Zuluaga. Dijo que parte de esa información se le entregaba a la campaña de Zuluaga. Señaló que en esa oficina había conocido a Óscar Iván Zuluaga, a su hijo David y a Luis Alfonso Hoyos, que también había visto a miembros del Ejército y de la Policía. Afirmó que la Fiscalía tenía videos que probaban todo esto y que el video conocido por la opinión era solo una parte de las pruebas. A su vez el fiscal general ha dicho, desde el primer momento, que en el curso de la investigación s