Trampas, peleas y enredos: en busca de la ley sin garantías