“Todo el mundo está esperando el día en que Uribe y Duque rompan”

Por: Mateo Quintero, Redacción Pares


Hoy, 7 de noviembre de 2018, se cumplen tres meses de la posesión de Iván Duque como nuevo presidente de la República. El nuevo mandatario ha tenido un estilo de gobierno totalmente opuesto al de su antecesor Juan Manuel Santos. Las consignas de paz, postconflicto y reconciliación han sido cambiadas a las de legalidad, seguridad y emprendimiento. Esto es claro teniendo en cuenta uno de sus eslóganes más recurrentes: “El que la hace la paga”.

Además de esto, los diálogos de paz con el ELN parecen flaquear, pese a que esta guerrilla ha mostrado, en reiteradas ocasiones, intenciones de continuar con los diálogos. El Acuerdo de Paz, la JEP y la Comisión de la Verdad están en veremos. Cada vez la política exterior se acerca más a los intereses de Estados Unidos, esto es notable con la presencia del embajador en Washington, Francisco Santos. Por otro lado, los nombramientos diplomáticos que más han parecido favores políticos.

El Gobierno aún no inscribe un negociador frente a los diálogos de paz con el ELN, no se tiene certeza si, en efecto, los diálogos continuarán. La JEP sufre constantes choques de trenes con la Fiscalía; el Centro Democrático y Cambio Radical tienen intenciones de quitarle dientes. La Comisión de la Verdad no avanza. Así las cosas, el panorama parece de cambio frente al gobierno de Juan Manuel Santos. Para realizar un balance de los primeros tres meses del gobierno de Iván Duque, hablamos con León Valencia, director de Pares.

¿Cuál es su balance de los tres meses del gobierno de Duque?

Yo creo que hay dos cosas principales: una, que ha arrancado mal en algunos temas y eso le va a costar caro; la otra es que no hay perfil de gobierno, no hay una claridad de hacia dónde va a ir. En el primer caso ha arrancado mal en las alianzas políticas, no veo que tenga una coalición de gobierno clara. En el Congreso no hay un liderazgo y no hay unas mayorías de Gobierno y eso es reconocido por algunos actores políticos. De manera que un primer problema es de Gobernabilidad.