Nueva Subdirectora de la Policía Nacional, Brigadier General Yackeline Navarro

Por: Línea Convivencia y Seguridad Ciudadana


Egresada de la Escuela de Cadetes de Policía “General Francisco de Paula Santander”, donde inició su carrera profesional como administradora policial en 1992. Es la segunda mujer en llegar al grado de General, luego de Luz Marina Bustos.

Dentro de su carrera ha pasado por la Dirección de Incorporación, en la que se encargó del proceso de reingeniería en el Protocolo de Selección del Talento Humano para la Policía Nacional, proyecto que tenía como propósito el mejoramiento de la capacidad institucional. También fue directora de la oficina de Bienestar Social, desde la que impulsó la implementación de iniciativas para el fortalecimiento de los vínculos fraternales y familiares de los integrantes de la Policía. Así mismo ha sido subdirectora de la Escuela de Cadetes “Francisco de Paula Santander” y recientemente se encontraba en la Dirección Nacional de Educación Policial.


Finalmente impulsó proyectos en la Escuela de Suboficiales y Nivel Ejecutivo “Gonzalo Jiménez de Quesada”, la Escuela de Estudios Superiores de Policía “Miguel Antonio Lleras Pizarro”, la Escuela de Policía Provincia de Sumapaz “IT. Maritza Bonilla Ruiz” y la Escuela de Investigación Criminal “TC. Elkin Molina Aldana”, enfocados al desarrollo tecnológico e innovación policial.


****


Una de las principales transformaciones en el sector defensa tuvo que ver con el nombramiento de los nuevos mandos de las Fuerzas Armadas. Dentro de los nuevos comandantes se encuentran perfiles diversos que indican un nuevo aire para la política de seguridad del país, entre estos resalta el nombramiento de la primera mujer en un cargo directivo dentro de la Policía Nacional, la Brigadier General Yackeline Navarro, como subdirectora de esta institución.


Con estos nombramientos, el nuevo gobierno da un mensaje claro de prioridad al tema de los derechos humanos dentro de las instituciones, principalmente en el Ejército Nacional. También, de fortalecimiento de las relaciones entre la sociedad civil y las autoridades que son responsables de la seguridad nacional y ciudadana en el país. Lo anterior, ante la creciente desconfianza y desaprobación de la ciudadanía frente al proceder de las fuerzas y los casos de violaciones al D.I.H. en los últimos años.


Esto se da en medio de fuertes críticas de la oposición, que señala como un acto de desafío el retiro de 52 generales de las FF. AA. para la conformación de la nueva cúpula.