Sigue el impuesto a las bebidas azucaradas