Ser mujer en medio del conflicto: Tatiana Mina

Por: Línea Pares Pacífico


“Las mujeres de mi territorio tenemos un mandato a liderar y, en este momento, no lo seguimos totalmente por el conflicto que rodea nuestro río".


Tatiana Mina Mosquera es una lideresa afrocolombiana y bonaverense de la vereda de San Antonio, del río Yurumanguí. Ella lucha con fervor por mantener la unidad de su comunidad. Desde el 2001, dedica su vida a la protección de la cultura y lo que representa la vida en su amado pueblo, por medio del trabajo colectivo, de la juntanza afro - femenina y del fortalecimiento de la transmisión de saberes para garantizar el relevo generacional.


Desde el año 2020, el conflicto en los ríos que bañan y protegen la vida de las comunidades étnicas ha impactado con mucha fuerza y ha puesto sobre la escena situaciones de violación de derechos humanos. Estos sucesos, que en su mayoría han sido realizados por la Jaime Martínez, las guerrillas Unidas del Pacífico y Defensores del Pacífico, ha obligado a los líderes y lideresas a la búsqueda de acciones que permitan la intervención social en sus comunidades y que al mismo tiempo contemple para sí mismo, medidas de autoprotección.


También puedes leer: Prevenir nuevas tragedias de la guerra: comunidades ribereñas de Buenaventura en riesgo


Y ante la cohibición que genera la presencia de los grupos ilegales en su contexto, Tatiana ha decidido dedicar su trabajo a acompañar desde la unidad a mujeres lactantes, gestantes y acompañar procesos de fortalecimiento comunitario para niños, niñas y jóvenes desde el comité veredal de San Antonio. "La situación actual de nuestro río es muy difícil, liderar hoy es muy difícil. Por eso, la manera en como yo defiendo el territorio es distinta a las formas de liderazgo que tal vez se encuentran en otros lugares. Yo dedico mi tiempo a acompañar desde la unidad a las mamitas y a las mujeres que hacen parte del FAMI (Programa social: Familia, Mujer e Infancia), para que estas contribuyan desde sus hogares a la construcción de comunidad. Además, brindo mi tiempo para generar espacios culturales que mencionen lo nuestro, generar espacios de sensibilización y en generar espacios de recreación para que nuestros jóvenes usen su tiempo libre en algo productivo, en algo que le sirva a la comunidad y en algo que los aleje del conflicto porque todos tenemos muy presente que un joven desocupado es un joven o niño que tiene muchas posibilidades de ser parte del problema", afirma Tatiana.


El 28 de diciembre del año 2021, dos líderes sociales de Yurumanguí fueron desaparecidos. Se trata de Abencio Caicedo y Edinson Valencia, quienes participaban activamente en el consejo comunitario y en la vigilancia del territorio. Esta situación ha alertado a los líderes sociales de todas las veredas y los ha obligado a tomar medidas rígidas como salir del pueblo para protegerse y proteger a sus familias.


Además, a través de información suministrada según fuentes de investigación de Pares, se conoce que en el Distrito especial “entre enero y octubre del año 2021, hubo 21 desplazamientos, que representan 863 familias, 4013 personas registradas. En la zona rural, como Cajambre, Raposo y Yurumanguí se desplazaron hacia el casco urbano unas 150 personas. Se reportaron 191 asesinatos, oficialmente reportados, según datos de la Personería, y hay 12 denuncias de desaparecidos”.


“Ser mujer líder es un gran trabajo y yo creo que por el solo hecho de dar vida ¡ya somos líderes! y ya tenemos otra manera de luchar y en un país en donde todos somos víctimas, llega un momento en donde uno decide NO dejar de luchar y NO olvidar que somos madres, hermanas, tías, primas, somos una comunidad. Somos mujeres y una familia que acompaña a pesar de las circunstancias duras a los desaparecidos, a los que ya no están y a los que seguimos aquí. Las mujeres de mi territorio tenemos un mandato a liderar y en este momento, no lo seguimos totalmente por el conflicto que rodea nuestro río", finalizó Tatiana.


Así las cosas, y después de leer sobre el liderazgo de Tatiana Mina Mosquera, el llamado es a que las instituciones salvaguarden las comunidades, la vida de las y los líderes sociales y sus maneras diferenciales de construir y ejecutar procesos de paz en sus territorios.