• Redacción Pares

Senado rechaza objeciones, otra derrota del uribismo

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares

Si bien el partido del gobierno, el Centro Democrático, ha intentado ganar tiempo en el debate que se lleva a cabo en el Senado sobre las objeciones de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el presidente Iván Duque salió derrotado. Según analistas, este es otro pulso que pierde en el Congreso.


Desde el año pasado la ley de procedimiento de la JEP ha estado en veremos, el trámite ha sido demorado debido a sus detractores, mientras los defensores han dado la pelea para que el tribunal, creado a partir del pacto de paz con la exguerrilla Farc, tenga una hoja de ruta.


La diligencia comenzó en el Congreso, quien aprobó el texto de la ley, el cual fue remitido a la Corte Constitucional. Luego de la revisión técnica y de que se avalara la constitucionalidad de cada uno de los artículos, fue remitido al presidente Iván Duque.


Los analistas auguraron la poca probabilidad de que sancionara la ley, debido a que, su bancada le solicitó que objetara algunos de los puntos por inconveniencia política, económica o social, y finalmente objetó seis (6) artículos.


El texto regresó al Congreso e inició el debate en la Cámara de Representantes, quien hace tres semanas rechazó las objeciones del presidente, entonces fue remitido al Senado donde se reabrieron las asperezas, y no han podido llegar a consensos.


El pasado viernes habían establecido algunos impedimentos de congresistas que decidieron no hacer parte del debate, los cuales fueron revisados por el comité de ética.


Se suponía que el lunes en horas de la tarde la discusión empezaría sin falta, sin embargo, cuando el recinto se dispuso a iniciar la plenaria, el presidente del Senado Ernesto Macías solicitó nuevos impedimentos.


Más tiempo perdido


Días atrás, Macías ya había dado a conocer su postura frente a los resultados de la cámara baja. Según él hubo varias anomalías y expresó que el debate debió comenzar en el Senado e interpuso una acción de tutela. Asimismo, dijo que el texto debió votarse artículo por artículo.


Ante los señalamientos, la bancada de oposición explicó que este procedimiento al relacionarse con el pacto de paz, el debate se realizó en el marco del Fast Track, que le permite a la cámara iniciar los debates.


Así las cosas, el lunes iba a comenzar el debate y de pronto Macías recusó al senador Iván Cepeda del Polo Democrático. De acuerdo con Macías Cepeda tiene un conflicto de intereses en esta ley porque su esposa trabaja actualmente en esa entidad.


Sin embargo, este martes la Comisión de Ética rechazó por unanimidad la recusación que me hizo el senador Ernesto Macías contra Cepeda.


A su paso, el senador Roy Barreras recusó a Macías y al expresidente Álvaro Uribe Vélez. Al primero porque había presentado una tutela para tumbar la votación de la Cámara a favor que rechazó las objeciones; y al segundo por haber liderado la campaña por el NO previo a la firma del Acuerdo de Paz.


Entre recusaciones e impedimentos se desarrolló la sesión en el Congreso. Inculpaciones y señalamientos crearon un ambiente tenso en el recinto.


Algunos congresistas se salieron de sus casillas y en el ojo del huracán quedó Macías cuando dejó su micrófono abierto y en medio de las votaciones de un impedimento se le escuchó: “Hijueputa, mira esa votación”.


A altas horas de la noche se dio por terminada la sesión, con el sinsabor de que este martes nuevamente se abra el debate.


Finalmente, la plenario votó este martes en la noche. Las objeciones a la JEP fueron negadas por 47 votos contra 34.


El informe que presentaron los congresistas Iván Marulanda y Alberto Castilla fue aprobado por mayoría reglamentaria: 47 votos a favor. Las objeciones fueron rechazadas.


Sin embargo, el presidente del Senado, Ernesto Macías, declaró que no se había cumplido con la mayoría absoluta, que según sus cuentas era de 48 votos.


«El presidente Duque ha recibido una gran derrota política, el uribismo una vez más no ha podido enterrar la verdad, pero está recurriendo a burdas maniobras para obviar su condición minoritaria.» indicó León Valencia, director de Pares.


Las votaciones en Cámara y Senado de las objeciones de Duque a la JEP prueban que no tiene ninguna posibilidad de convertirlas en ley, aunque a pesar de los votos mayoritarios y argumentación sobre mayoría absoluta, algunos parlamentarios de Cambio Radical y del Partido de la U abandonaron la votación luego de que habían anunciado su voto en contra de las objeciones presidenciales.


¿Cuáles son las razones?


De acuerdo con Sebastián Mora, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación-Pares, el Senado quiere ganar tiempo por dos razones principales.


La primera, “seguir intentando tumbar la decisión que se dio en la Cámara de Representantes con la tutela que presentó Macías diciendo que el procedimiento de las objeciones debió empezar por el Senado y no en la cámara de representantes”, indicó.


En segundo lugar, para tratar de hacer lobby con la Corte Constitucional porque finalmente si las decisiones no confluyen entre Cámara y Senado se eliminarían los seis artículos que fueron objetados por el presidente, el texto regresaría al tribunal y se reviviría el debate sobre si son o no inconstitucionales.


“La Corte podría volver a revivir esos artículos diciendo que las objeciones no son por razones políticas, económicas, o sociales, sino que se están atacando de verdad decisiones de fondo de constitucionalidad que tomó la misma corte”, agregó Mora.


En ese sentido, volvería a pasar al presidente Duque para que esta vez la firme, según él ha dicho, sin importar ya el resultado.


¿Pierde o gana Duque?


El investigador explicó que Duque resulta “perdedor porque está demostrando que no tiene influencia en el Congreso, no puede generar consensos y los partidos decisivos que son los partidos tradicionales, no lo están acompañando. Estos son Cambio Radical, U y el Partido Liberal, y prácticamente entre los dos primeros son los que pueden desbalancear las cosas”.


Las últimas movidas políticas también han demostrado que la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez no logra posicionar a sus bancadas. Así como tampoco a misma bancada pues no está de acuerdo con lo que está haciendo.


“Hay fraccionamiento sobre cómo se está llevando el Gobierno. Yo creo que es un claro perdedor en todas las apuestas que ha tenido en el Congreso”, apuntó.


Incluso esa estrategia del Centro Democrático de ganar tiempo daña al Gobierno porque le está quitando tiempo a discusión más importantes como el Plan Nacional de Desarrollo.


En últimas, lo más probable es que sean rechazadas las objeciones y la ley de procedimiento sea avalada en su texto original. «Que las objeciones hayan sido rechazadas significa una grave derrota política de Duque, una vez más el uribismo no pudo enterrar la verdad.» señaló León Valencia