¿Se adelantó la segunda vuelta presidencial?

Por: Ariel Ávila, Subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación-Pares


Luego de las elecciones legislativas del 11 de marzo las encuestas han comenzado a surgir, hay al menos cuatro candidatos con opciones reales de ganar. Sin embargo, los números se movieron tanto, que es muy posible que todo se resuelva en la primera vuelta presidencial y que por ende no exista balotaje. El mapa es el siguiente.

El candidato de la derecha más radical, Iván Duque, que lidera al partido del expresidente Uribe, dio un salto increíble al pasar al 40% en las preferencias electorales, el candidato de la centro derecha, el exvicepresidente Varga Lleras, se quedó con el 6%, su campaña no ha logrado despegar. En el centro Sergio Fajardo tiene el 11% y si consolida su alianza con Humberto de la Calle podría llegar al 16% y tendrían al menos siete semanas para comenzar a remontar. Mientras que el candidato de la izquierda, Gustavo Petro, tiene el 26%, al parecer es su techo, pero con votantes muy fieles, difícilmente se le moverían.

Estos resultados electorales han generado al menos dos cosas. Por un lado, una serie de alianzas precipitadas, que serían lo normal en segunda vuelta, pero ante la situación se deben hacer en los próximos 15 días. Así por ejemplo, la alianza en el centro, entre Fajardo y De la Calle, es casi un hecho, con un futuro importante de repunte. También Vargas Lleras está desesperado intentando conseguir el apoyo del partido de la U y el partido Conservador, que los tenía asegurados , pero ante su desinfle en las encuestas están ahora más cercanos a Duque. Y claro, también el candidato del uribismo, está intentando ganar en primera vuelta, y para ello está cocinando todo tipo de alianzas.

Lo segundo que han causado los resultados de las encuestas es el delineamiento de las estrategias de campaña política. Por un lado, Iván Duque sabe que en segunda vuelta la tendrá difícil con casi todos los candidatos, a excepción de Gustavo Petro. Ya que la campaña de la derecha ha logrado vender el cuento de la venezolanización de Colombia y ha posicionado a Petro