Santander en disputa: la decadencia de opción ciudadana y el reacomodo de los clanes