Que se oiga la voz de las víctimas que salieron del país