• Sergio Saavedra

Protestas en Corabastos: errores en zona clave de Bogotá

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


De acuerdo con los comerciantes de la Central mayorista, las medidas en la Central de Corabastos en Bogotá frente al Covid-19 por parte de la administración distrital no han resultado efectivas. Una muestra de ello tiene que ver con las protestas que tuvieron lugar en la central desde horas de la madrugada de este 4 de junio.


De hecho, una de las decisiones que se tomaron desde la Alcaldía fue cerrar las bodegas a la mitad del cupo, lo que ha traído mayores aglomeraciones tal como se evidencia en los videos que circulan en las redes sociales.


Tras la decisión de la cuarentena total en la localidad de Kennedy en Bogotá, la central mayorista se ha visto fuertemente golpeada. Comerciantes, transportadores y trabajadores de Corabastos han señalado que de continuar la violación a su derecho al trabajo la protesta será generalizada.

Ante una inactividad en la central mayorista más importante del país, este jueves 4 de junio Mauricio Parra, gerente de Corabastos, se reunió con los representantes de los comercios y esperan la llegada de la alcaldesa Claudia López en horas de la noche.


Por ahora, la intención por parte de los comericantes es que se implemente un pico y puesto que permita el trabajo de todos los comerciantes y solucionar las riesgosas aglomeraciones. Paralelamente, se mantiene la incertidumbre por el devenir de una central que impacta miles de hogares, la latente protesta y la presencia del ESMAD.


Voces en Corabastos


María Cristina García, quien también trabaja en Corabastos, le contó a Pares que la inconformidad viene por cuenta de la forma en que se han implementado las medidas para mitigar el Covid-19. Mucha gente está sin poder trabajar, mientras otros lo pueden hacer. Ellos dicen, con justa razón, ¿de qué van a vivir? Esto ha hecho que, según María, que, al interior de Corabastos, tome fuerza el o todos trabajamos o todos protestamos.


Asimismo, señala que estos traumatismos en el funcionamiento de la central de alimentos han generado que la gente no pudiera trabajar hoy y que una buena parte del alimento fuera vendido o regalado a las afueras de Corabastos. María, quien en su puesto en la bodega vende —entre otras cosas— naranja tangelo, mango, mandarina, cuenta que se ha sentido el golpe en la pandemia en cuanto a la venta de los productos.


Intención que no da resultados


Pares también habló con Sandra Ballén, quien también trabaja en la Central de Corabastos, sobre los retos que ha traído la pandemia y las dificultades producto de las decisiones del distrito para mitigar el impacto en la central de alimentos más importante del país.


Según Sandra, el distrito lo que ha intentado hacer es disminuir el número de gente que diariamente entra a Corabastos. Sin embargo, no han podido organizar de manera adecuada a los propios comerciantes.


Por ejemplo, insiste Sandra, con la iniciativa de cerrar media bodega —bodegas compuestas por varios puestos—se ha aglomerado todo el mundo en media bodega. Es decir, todos los puestos que iban a estar en una bodega completa se reúnen en lugares más pequeños donde el contacto es más probable.


Cierre, malestar y protesta


En este momento, señala Sandra, existe la intención del cierre completo de cuatro (4) bodegas, sin embargo, cuenta que las personas de estas bodegas han propuesto que pongan un ‘pico y puesto’ que, de una vez, permita que el flujo de personas se reduzca al 50%. Al igual, buscan que las bodegas impares cierren un día y lo propio lo hagan los pares.


En este sentido, señala Sandra que la propuesta busca que el día de funcionamiento, bien sea par o impar, se abra de manera completa la bodega para mitigar las aglomeraciones. Estas son propuestas que se han adelantado a lo largo de este jueves 4 de junio entre comerciantes y la administración. Éstas aguardan el arribo de la alcaldesa Claudia López, quien anunció que haría presencia a la central de alimentos esta misma noche.


Sandra señala que la situación de la central no puede continuar así ya que dos días de cierre significa un colapso en alimentos para agricultores, comercio y el abastecimiento. El tema de bloqueo en las descargas, de acuerdo con Sandra, tiene que ver con una forma de protesta para que el distrito escuche la situación económica y social que se vive en Corabastos, precisa.


De acuerdo con Sandra, uno de los temas que más preocupa es que hay bastante alimento represado. Desde ayer hay mercado en los puestos y en los camiones, eso es mercado que se empieza a deteriorar debido a la lluvia, y el sol. Eso generará que parte del mercado se pierda. El que sobreviva bajará su calidad y, de esta forma, representará una baja en los precios porque como llega tanto; genera que la oferta sea muy alta haciendo que el precio se desvalorice.


Sandra, al igual que muchos de los comerciantes de Corabastos esperan que la alcaldía y el ministro de Agricultura le den solución a esta situación para que se pueda continuar comercializando porque el impacto negativo no solo tiene que ver con el desabastecimiento; sino en la cadena de producción campesina que implica miles de hogares en Colombia.


Por ahora, los agricultores han manifestado que, de continuar la situación así, habrá un sector que irá a la quiebra porque la baja del producto puede ser tal que ni siquiera alcanza la inversión hecha por los agricultores. «Por ejemplo, de las bodegas que van a cerrar, la mayoría de los productos que vienen son de Boyacá, estos cultivadores están muy preocupados. Han señalado que de seguir así tendrán que regalar el mercado porque de otro modo se dañará”.