Presidente Duque, el miedo es un pésimo consejero