top of page

Preocupación por choques entre Ejército y comunidades

Por: Redacción Pares


En los últimos días, el Ejército Nacional se ha visto envuelto en sucesos en los que la comunidad ha tomado represalias en su contra. Uno de ellos ocurrió en el corregimiento de Santa Cruz, en el departamento del Cauca y el otro se presentó en el municipio de Puerto Valdivia en Antioquia.


Una asonada en Santa Cruz


De acuerdo con las versiones entregadas a la prensa, se registraron enfrentamientos entre disidencias de las Farc y tropas del ejército en la vereda El Jardín, ubicada en el corregimiento de Santa Cruz del Patía. Tras los combates entre el grupo armado residual contra los uniformados, cinco integrantes de las disidencias se habrían entregado a las tropas del Ejército.


Sin embargo, cerca de 400 personas de la comunidad se enfrentaron contra el Ejército y lograron impedir la captura de los cinco integrantes de las disidencias de las Farc ‘Carlos Patiño’, entre los cuales se encontraba una mujer menor de edad y cuatro hombres. Según la información manejada por la prensa, la gran concentración de ciudadanos y la posterior movilización en bus, chivas, vehículos y motocicletas, logró que los uniformados no efectuaran el traslado de los capturados.


Las tropas de la Vigésima Novena Brigada del Ejército, habrían incautado una granada de mano, municiones, computadores, proveedores, entre otros elemento que estarían al poder del grupos residual. Dicho material también lo habrían perdido de su poder los uniformados tras la asonada.


Frente a este confuso hecho, la Defensoría del Pueblo, la Personería y la Fiscalía General de la Nación adelantarán investigaciones que permitan establecer lo ocurrido al sur del departamento del Cauca. Es decir, pretenden establecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar que se circunscriben a este nuevo hecho que se suma a la tensión que presenta en el departamento en términos de orden público.


Malestar en Puerto Valdivia


La presencia de las fuerzas militares en términos de sustitución de cultivos ha generado tensiones en diferentes municipios del país. Paralelamente a que los campesinos esperan un proceso de sustitución voluntaria, en el que cuenten con las garantías de alternativas al cultivo de cultivos de uso ilícito, hay grupos armados ilegales que se están disputando las economías ilegales; lo que ha generado un caldo de cultivo en la regiones que mantiene en incertidumbre sobre todo al campesinado colombiano que depende de la hoja de coca.


En este caso, campesinos de las veredas de Monteblanco y la Siberia —ubicadas en el corregimiento de Puerto Valdivia— habrían impedido que miembros del Ejército realizaran labores de sustitución de hoja de coca en dicho corregimiento del departamento de Antioquia. Según las versiones que maneja la prensa, los soldados fueron trasladados a otras zonas del Bajo Cauca antiqueño tras el altercado con la comunidad.


Las comunidades han manifestado que requieren de mesas concertadas de diálogo sobre el tema de sustitución de cultivos, en el marco de los derechos humanos. Asimismo, han hecho un llamado a las autoridades por la presencia de grupos armados que, constantemente, se enfrentan por los territorios en el departamento de Antioquia.


Por su parte, Giovanny Buitrago, comandante de la policía de Antioquia, tras el suceso, señaló que “Puede haber intereses de algunas estructuras criminales en empujar a los campesinos a que tomen estas acciones contra la fuerza pública. Nosotros sabemos que los campesinos han demostrado y han tenido toda la voluntad para no estar sembrando cultivos ilícitos”. Además, hizo hincapié en la presencia de estructuras delincuenciales como Clan del Golfo y ELN.


Una caravana humanitaria


Una caravana humanitaria salió para Puerto Valdivia con un mensaje de acompañamiento a las familias y una exigencia a los grupos armados para que saquen de la guerra que adelantan a la población civil tanto en Puerto Valdivia, como a las comunidades que están ubicadas en el Bajo Cauca antioqueño.


De hecho, Óscar Yesid Zapata, vocero de la organización Nodo Antioquia, señaló que «Queremos que las comunidades campesinas y que han vivido la violencia en los años recientes, principalmente en Puerto Valdivia, no se sientan solas. Queremos que sepan que hay organizaciones sociales que están tratando de visibilizar la situación, de exigirle al Gobierno Nacional para que ponga los ojos en este región de una manera decidida».

Commenti


bottom of page