Posturibismo político o el fin de una etapa en Colombia

Por: Laura Cano. Periodista Pares.


Sigue configurándose el mapa político para el 2022 y cada vez son más las caras conocidas que parecieran estar apuntándole a una carrera presidencial. Por un lado, suenan nombres en la derecha política como los de la directora del Partido de la U, Dilian Francisca Toro, el exalcalde de Barranquilla, Alex Char, el exalcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez –que en dado caso tendría que renunciar a su cargo-. E incluso, también está la posibilidad de que por ese sector político también entren la senadora Paloma Valencia, el exministro Rafael Nieto Pardo, Paola Holguín y María del Rosario Guerra.


También se suman los perfiles de los exministros Mauricio Cárdenas, Juan Carlos Echeverri y Juan Carlos Pinzón; así como de los senadores Efraín Cepeda y David Barguil. Además, hace unas semanas desde Colombia Justa se dio a conocer que por ese partido irían a consulta Ricardo Arias Mora, el exconcejal de Bogotá Marco Fidel Ramírez y el senador Jhon Milton Rodríguez.


Por otra parte, en el llamado Pacto Histórico se han reunido partidos como Colombia Humana, la Unión Patriótica, el Polo Democrático Alternativo, Movimiento Alternativo Indígena y Social -MAIS-, Partido del Trabajo de Colombia, Unidad Democrática, Todos Somos Colombia y Comunes; hay que señalar que esta alianza está liderada por Gustavo Petro.


Adicionalmente, por la Coalición de la Esperanza están Juan Manuel Galán, Juan Fernando Cristo, Humberto de la Calle, Sergio Fajardo, Ángela María Robledo, Angélica Lozano, y Antonio Sanguino. Hay que decir que esta reunión de políticos está promovida por el Partido Verde.


Conjuntamente, como lo informó El Espectador hace unos días “el exgobernador de Nariño, Camilo Romero, y los exgobernadores de Boyacá Jorge Londoño y Carlos Amaya son precandidatos de la Alianza Verde en la consulta de la Coalición de la Esperanza; con esto enfrentan al exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo, entre otros”

A este panorama se suman otros nombres como el de Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga; Luis Pérez Gutiérrez, y los exgobernadores Luis Pérez Gutierrez (Antioquia), Jorge Emilio Rey (Cundinamarca), Dumek Turbay (Bolívar), y Eduardo Verano (Atlántico). Adicional, y siguiendo lo escrito más arriba, otros de los perfiles que estaban en alcaldías antes, además de Petro, son Enrique Peñalosa, Federico Gutiérrez y Alex Char, quienes el viernes pasado se dieron cita en la ciudad de Bogotá para lo que podría ser otra alianza con miras a la presidencia.


Un juego de cifras


Hay que traer a colación que faltando poco más de un año para la primera vuelta presidencial La W realizó una encuesta que daría algunas luces de lo que se podría venir en los próximos meses, pues según el medio de comunicación, a través de la medición que fue realizada telefónicamente a línea fija en hogares a 1.200 hombres y mujeres mayores de 18 años de edad, en todos los niveles socioeconómicos, a este momento la intención de voto estaría liderada por el senador de la Colombia Humana Gustavo Petro, con el 19%; seguido por el exgobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, con el 11%; y en tercer lugar está el exalcalde de Barranquilla, Alejandro Char, con el 6%.

“Con los líos judiciales de Álvaro Uribe, sumado a su edad y su mala imagen; lo que hace que el peso del uribismo, a pesar de tener una base sólida, ya no es tan fuerte como era hace unos años, y por ende los políticos ya comienzan a ver a Álvaro Uribe no como un beneficio sino como un costo”. Imagen: Pares.

Igualmente, se estableció, aun cuando algunos/as no han hecho pública su intención de llegar a la presidencia, que la imagen favorable de quienes se han perfilado para llegar a la Casa de Nariño hasta el momento va así:


Juan Manuel Galán (favorable 63 % – desfavorable 25 %), Rodolfo Hernández (favorable 57 % – desfavorable 38 %), Federico Gutiérrez (favorable 54 % – desfavorable 36 %), Humberto de la Calle (favorable 53 % – desfavorable 37 %), Luis Alberto Moreno (favorable 49 % – desfavorable 44 %), Sergio Fajardo (favorable 49 % – desfavorable 41 %), Jorge Enrique Robledo (favorable 49 % – desfavorable 45 %), Ángela María Robledo (favorable 47 % – desfavorable 40 %), Alejandro Gaviria (favorable 47 % – desfavorable 38 %), Juan Carlos Pinzón (favorable 44 % – desfavorable 47 %), Gustavo Petro (favorable 41 % – desfavorable 53 %), Alejandro Char (favorable 35 % – desfavorable 55 %), Dilian Francisca Toro (favorable 35 % – desfavorable 52 %), Mauricio Cárdenas (favorable 33 % – desfavorable 57 %), Enrique Peñalosa (favorable 30 % – desfavorable 60 %), Roy Barreras (favorable 29 % – desfavorable 59 %), Óscar Iván Zuluaga (favorable 28 % – desfavorable 62 %), Marta Lucía Ramírez (favorable 28 % – desfavorable 67 %), Germán Vargas Lleras (favorable 27 % – desfavorable 66 %), Juan Fernando Cristo (favorable 24 % – desfavorable 58 %), Iván Marulanda (favorable 20 % – desfavorable 75 %) y Paloma Valencia (favorable 19 % – desfavorable 74 %)”.


¿Qué dice el mapa político?


Todo parece estar reconfigurándose; alianzas por un lado y por el otro, ya no son uno o dos sectores los que se ven con posibilidades de ganar las elecciones presidenciales, pues varios/as se han ido alineando y ganado fuerza, incluso fuera del uribismo, sector que desde hace más de una década ha venido poniendo presidente.


Recientemente, Ariel Ávila, siguiendo lo dicho por León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, afirmó que se podría estar entrando en un ciclo denominado como posturibismo; esto se estaría viendo reflejado en varios hechos, como en la alianza de los tres exalcaldes de algunas de las ciudades más grandes del país, incluso cuando los tres han tenido serios cuestionamientos.


Por ejemplo, hay que recordar que mientras Gutiérrez era alcalde de la capital antioqueña, Gustavo Villegas, su secretario de seguridad para ese momento fue relacionado con bandas criminales, específicamente con la conocida Oficina de Envigado, y además fue condenado a 33 meses de prisión por los delitos de abuso de autoridad, omisión de denuncia y abuso de función pública, y, aunque desde agosto de 2019 le fue concedida la libertad, en octubre del año pasado la Personería de Medellín lo sancionó, en primera instancia, con 16 años de inhabilidad.


Por otro lado,a los Char se les ha hecho múltiple cuestionamientos por, entre otras cosas, corrupción y partidas presupuestales para crear un poder homogéneo con presidentes, congresistas, alcaldes y gobernadores, para convertirse en los amos y señores de la Costa Atlántica. También se les ha denunciado por compra de votos, por financiar campañas con dineros ilegales, como es el caso Odebretch, por saltar los topes de inversión en lo que es legalmente permitido, por parapolítica con David Char, sobrino de Fuad Char, entre otras cosas. Ahora bien, al exalcalde de Bogotá se le ha relacionado con presunta corrupción en algunos contratos otorgados durante su gestión, además, se ha advertido que durante su administración se dirigieron esfuerzos burocráticos para favorecer candidatos políticos en 2019.


“Esos tres señores no tendrían ninguna posibilidad en tiempos normales en Colombia, pero ahora la tienen porque estamos en el posuribismo”, afirmó Ariel Ávila. Respecto a lo anterior habría tres razones bajo las que se podría explicar este momento político. Una de esas, como lo expuso, Ariel Ávila, tiene que ver “con los líos judiciales de Álvaro Uribe, sumado a su edad y su mala imagen; lo que hace que el peso del uribismo, a pesar de tener una base sólida, ya no es tan fuerte como era hace unos años, y por ende los políticos ya comienzan a ver a Álvaro Uribe no como un beneficio sino como un costo”.

En ese sentido, otro factor a tener en cuenta es la poca imagen favorable de Iván Duque. Siguiendo la más reciente encuesta de Invamer, el presidente durante enero y febrero se mantuvo en 36 puntos de la percepción positiva de su gestión, mientras que la imagen desfavorable fue de 59 puntos durante el mismo periodo. Con esto dice el analista, “el peso de defender a Duque, de ser amigo de Duque o de ser del que diga Uribe, lleva a defender esta administración y en este momento ningún político quiere hacer eso”.


Todo lo anterior, sumado al mapa político, deja ver, como analiza Ávila que:


“La gente se cansó de hacer cola. Desde el año 98, por ejemplo, el partido Conservador no tiene candidato presidencial, el último presidente de ellos fue Andrés Pastrana y desde ese momento no ha habido más. Entonces, la gente se cansa de eso y ya no están dispuestos a que Uribe ponga a alguien por encima, sino que van a competir; por eso los tres exalcaldes están pensando en hacer una consulta, lo mismo que Cesar Gaviria, Dilian Francisca Toro y los sectores divergentes del partido Liberal. Algunos sectores del Partido de La U y cambio Radical están pensando en otra consulta, y todo esto por encima de lo que piensa el exsenador. Esta es la época del posturibismo. Todo el mapa se está reconfigurando, todo el mundo siente que tiene oportunidades de ser presidente en el 2022”.