Ojo: estas son las candidaturas cuestionadas en La Guajira

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Desde la Línea de Democracia y Gobernabilidad de Pares seguimos alertando sobre las y los candidatos que aspiran a una curul en el Congreso, pero que significan un riesgo dado que en su historial político reposan serios cuestionamientos que podrían seguir reproduciendo una vez lleguen al Senado o la Cámara. Hoy ponemos la lupa a La Guajira, otro departamento que tampoco se salvó de tener candidatos envueltos en escándalos.

En total en La Guajira hay dos candidatos cuestionados, uno al Senado, y otro a la Cámara, pertenecientes a los partidos de la U y Conservador, respectivamente. ¡Acá te vamos a contar más!

1. Alfredo Rafael Deluque Zuleta – Candidato al Senado - Partido de la U

De quedar elegido Deluque, no sería la primera vez en ganar un puesto de elección popular, pues ha sido representante a la Cámara por La Guajira en los periodos 2010-2014, 2014-2018 y 2018-2022, es decir, por lo menos, caudal electoral sí ha ido cosechando. No obstante, no ha llegado allí, pues habría sido apoyado financieramente por Cielo Redondo, presunta jefa política de la estructura paramilitar de Arnulfo Sánchez, alias ‘Pablo’, del ‘Bloque Contrainsurgencia Wayuu’, que operó en la alta Guajira.


Además, también ha contado con la fuerza política de su familia. Hay que recordar que Deluque era miembro del ‘Clan Nueva Guajira’, el movimiento liderado por Jorge Pérez Bernier, pero asimismo por Hernando Deluque, padre del hoy candidato. De él también hay varias cosas que recordar.

Se desempeñó como gobernador de La Guajira durante el periodo 2001-2003. En 2016 la Corte Suprema de Justicia lo condenó a nueve años de cárcel por ser penalmente responsable de las conductas punibles de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación. Tras esto, Alfredo Deluque ha tomado las banderas del movimiento y ha montado una estructura denominada ‘Nueva Fuerza Guajira’, que llevó a la Gobernación de La Guajira a Nemesio Roys y que, mediante el candidato Blas Quintero Mendoza, obtuvo el segundo lugar en la carrera por la Alcaldía de Riohacha.


Ahora bien, respecto a la gestión de Alfredo Deluque también hay que traer a colación varios asuntos. Una de esas fue sus acercamientos a Juan Manuel Santos, lo que se facilitó al ser del mismo partido. Uno de esos “favores” políticos con esta cercanía entre los dos políticos fue la elección de Leandro Sampayo como director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en La Guajira. Esa decisión, además, estuvo avalada por el hoy ministro de Defensa, Diego Molano. En 2016, la Procuraduría le abrió una investigación a Sampayo tras el escándalo por la muerte de niños y niñas Wayúu debido a desnutrición.


Adicionalmente, en el Gobierno de Juan Manuel Santos se habría presentado una serie de nombramientos de cuotas del representante Deluque. Uno de esos fue el de Tatiana Barros Brito, quien en 2017 fue designada como alcaldesa encargada de Riohacha, luego de que Fabio Velásquez Rivadeneira, quien estaba en ese cargo, fue detenido por los delitos de peculado por apropiación y contrato sin cumplimiento de los requisitos legales.


“Alfredo Deluque quien logró convencer de su nombramiento al Presidente Santos, de quien ha sido su aliado parlamentario. Deluque hizo sentir su peso frente a las pretensiones del gobernador (E) Weilder Guerra y el rector de la Universidad de La Guajira Carlos Robles, quienes movieron otros nombres. (…) Barros tiene cercanía con Deluque desde cuando como presidenta de la Cámara Junior lo condecoró como uno de los 10 mejores profesionales y líderes de la Costa”, se leía en Las2Orillas.

Otro de los nombramientos en La Guajira fue el de Tania Buitrago, una figura política de las huestes de ‘Nueva Fuerza Guajira’, que llegó al cargo de gobernadora encargada del departamento en 2017. Esto tras la suspensión Wilmer González Brito, quien en un principio fue reemplazado por el antropólogo Weildler Guerra. Sin embargo, tras la exigencia de los partidos que avalaron a González Brito (donde por medio de una tutela exigieron a Juan Manuel Santos elegir una terna propuesta por las colectividades para ocupar el cargo de gobernador) fue elegida Buitrago.


Finalmente, el nombramiento de Nemesio Roys como director del Departamento de Prosperidad Social (DPS) fue una de las mayores victorias de Deluque, luego de que su ficha llegara a la dirección en 2017 y dejara el cargo para aspirar a la Gobernación de La Guajira en los comicios de 2019. De acuerdo con Susana Correa, actual directora del DPS, Roys tuvo una gestión cuestionable debido a la presunta creación de una nómina paralela en la entidad.


Por otra parte, Deluque jugó un rol importante en la aprobación de varios proyectos, incluido el relacionado a la refrendación de los acuerdos de paz, promovidos por el expresidente Juan Manuel Santos. De hecho, en 2018 la Corte Suprema de Justicia le abrió a Deluque una indagación preliminar por el caso de "la mermelada política", durante el Gobierno de Juan Manuel Santos.

Sin embargo, a pesar de lo anterior, Deluque consiguió ser reelegido en 2018 como representante a la Cámara. Entretanto, en las elecciones locales, Deluque consiguió que su ficha, Nemesio Roys, ocupara la Gobernación. En julio de 2021 el Consejo de Estado anuló la elección de Roys elegido para el periodo 2020-2023, al encontrar que incurrió en doble militancia. No obstante, en septiembre de 2021 la misma instancia dejó sin efectos la nulidad.

Por último, hay que señalar que en el balance que hizo Pares sobre la gestión de Deluque como representante a la Cámara., resalta que esta: “ha sido precaria a la hora de gestionar recursos de inversión para el departamento de La Guajira. Por el contrario, los acuerdos que ha establecido con el centro del país, es decir, con la élite nacional, solo han generado favorabilidad para que el representante pueda conservar su poder político en el territorio. La falta de una apuesta de fortalecimiento y mitigación de las problemáticas departamentales, por parte de un congresista que lleva 3 períodos en Cámara de Representantes y que finaliza su período con La Guajira como el departamento con mayor pobreza monetaria, pone en tela de juicio su gestión en caso de llegar al Senado y solo plantean como escenario la construcción de una hegemonía política”.

2 .Juan Loreto Gómez Soto – Candidato a la Cámara de Representantes - Partido Conservador

Gómez Soto prácticamente es la ficha de una familia que se quiere seguir atornillando en el poder de La Guajira. Es hijo de María Cristina Soto, quien pretendería que Juan Loreto llegue al Congreso reemplazando su curul, pues Soto actualmente es representante a la Cámara por el partido Conservador. Ojo, la llegada de Gómez Soto a la Cámara se daría con el apoyo del Clan Nueva Fuerza Guajira, estructura política en cabeza de Alfredo Deluque, candidato anteriormente mencionado.

Pues bien, lo anterior no son los únicos nexos de esta familia a la que pertenece Juan Loreto, pues hay que recordar que María Cristina Soto habría tenido una relación política con el exgobernador condenado Kiko Gómez, a quien se le implicó con tres homicidios y corrupción en el departamento. Adicional, según seguimiento de Pares, también tendría una relación familiar con alias "Marquitos" Figueroa, condenado por narcotráfico, así como relaciones comerciales con el Clan Gnecco en el transporte de carbón en El Cerrejón en el pasado.

Por otro lado, la Corte Suprema de Justicia investiga desde el año pasado a María Cristina Soto por su presunta participación en un caso de corrupción electoral, el cual tuvo relación con la curul que ganó en las elecciones 2018 con 40.366 votos. Puntualmente se le vincula con los delitos de corrupción al sufragante, concierto para delinquir, falsedad en documento público y privado y fraude procesal.


“El expediente judicial indica que la campaña de la congresista se reclutó a diferentes personas o líderes para que compraran votos en Maicao, La Guajira. Estos habrían presuntamente repartido entre $20 mil y $50 mil por persona a cambio de votos durante la elección de marzo de 2018”, informaba El Espectador.


Esta vez ella no es candidata, pero sí su hijo quien pretendería seguir con este legado familiar en la política, legado además llenó de controversias y cuestionamientos.


_________________

Las elecciones serán en menos de un mes. Desde Pares damos los últimos campanazos respecto a quiénes no serían idóneos para llegar al Congreso, pues, además de afectar la democracia, seguirían permitiendo la agudización de problemáticas sociales, como es el caso de La Guajira.