No nos podemos dejar arrebatar la esperanza de la paz: un mensaje que sigue vigente