No cesa la horrible noche para la comunidad de Bojayá

Por: Laura Cano. Periodista Pares.


En los territorios más afectados por la violencia en Colombia el confinamiento es algo que nunca ha dejado de estar. El miedo, la angustia y los reclamos para que paren las amenazas contra la vida y la tranquilidad en las regiones, tampoco. Hoy ese confinamiento y las intimidaciones no solo se dan por el virus, sino también por las acciones bélicas y los hechos de violencia contra la población civil que no han cesado.


Uno de estos territorios en donde la guerra no para, incluso cuando el país está en medio de una cuarentena decretada desde el pasado 25 de marzo, es el Chocó, uno de los departamentos denominados priorizados para el posconflicto que siguen aún inmersos en escenarios de violencia.

Allí, desde el pasado 28 de marzo se está alertando de los constantes enfrentamientos entre las AGC/Clan del Golfo y el ELN, situación que en las últimas horas han obligado a desplazarse a 37 familias de la comunidad Embera, ubicadas en el resguardo Pichicora Chicué Punto Alegre en Bojayá.