Néstor Humberto Martínez, Pizano y Odebrecht

Por: Redacción Pares


Todo comenzó con la muerte del ingeniero Jorge Enrique Pizano, el pasado 8 de noviembre, quien había fungido como controller de los contratos de la Ruta Del Sol Tramo II entre Odebrecht y Corficolombiana, empresa de Luis Carlos Sarmiento Ángulo y de la que Néstor Humberto Martínez fue abogado. Pizano le había concedido varios audios y una entrevista a Noticias Uno donde evidenciaba el conocimiento del ahora Fiscal General de la Nación respecto a las ‘coimas’ otorgadas por Odebrecht.

Sin embargo, después de que el caso empezara a sonar en los principales medios de comunicación nacionales, el panorama se enrareció cuando el hijo del ingeniero, Alejandro Pizano, también murió tras ingerir una botella de agua que se encontraba en el escritorio del despacho de su padre. El dictamen de Medicina Legal reveló que el hijo de Pizano murió tras ingerir cianuro. Desde ahí el caso ha seguido sonando y han crecido las preguntas respecto al fiscal y su presunto conocimiento de las irregularidades de Odebrecht.

Tras conocerse el caso, el fiscal decidió dar entrevistas a varios medios de comunicación para esclarecer las acusaciones en su contra. En la entrevista con Juan Roberto Vargas, el fiscal dijo que en la reunión con Pizano ofició como amigo personal y no como abogado de Corficolombiana, cargo que ejercía en ese entonces. El argumento principal de Néstor Humberto Martínez es que Pizano “no tenía certeza de que eso era un delito de corrupción”.

Además, el fiscal ya se había declarado impedido para realizar la investigación respecto a Odebrecht por “tener algún conflicto de intereses”. El fiscal dijo en la entrevista “yo me declaré impedido apenas llegó el caso de los contratos [en mayo de 2018]”. Según Martínez, las denuncias de Pizano no eran aún delitos, pues en el momento no se sabía a dónde iban a parar los dineros.