Minga y Paro Nacional: un viacrucis para el gobierno