• Laura Natali Cano Murillo

Menor de edad fue asesinada en Sucre, ¿cómo estamos en protección de menores?

Por: Laura Cano

Periodista Pares

Este año ha iniciado con un escenario constante de violencia; la cual se ha materializado en atentados, enfrentamientos armados, y entre otras muchas cosas, asesinatos. Estos últimos no han sido excluyentes, pues no han respetado la edad. En lo que va del año, se han los casos de Valeria Murillo Murillo, una menor de 10 años que murió al ser víctima de un impacto de arma de fuego, pues este traspasó su vivienda, en donde se encontraba en compañía de su madre. Este hecho se presentó el pasado 17 de enero en el corregimiento Dipurdú de Andagoya, en el departamento de Chocó, tras una incursión armada, al parecer por integrantes del 'Clan del Golfo'.


Solo unos días antes, el 14 de enero, se conociódel asesinato del joven indígena Breiner David Cucuñame, un comunero de 14 años, quien murióen la zona conocida como Las Delicias, en Buenos Aires, Cauca, tras un ataque armado el cual habría sido perpetrado por hombres armados pertencientes a la Columna Móvil Jaime Martínez de las disidencias de las Farc.


A pesar de lo anterior, la violencia contra los niños, niñas y adolescentes no solo se ha presentado en el marco del conflicto armado interno, también se han presentado otro tipo de hechos violentos en los que las víctimas son menores. Uno de esos casos ocurrió también durante este mes en Malambo, Atlántico, donde una menor de 15 años resultó con una grave herida en su cara y terminó perdiendo la vida en un hospital de Barranquilla. Este hecho fue cometido por su pareja, y la Fiscalía investiga si los hechos se tratan de un feminicidio.


Por otra parte, en los primeros días de enero, en la localidad de Kennedy, en Bogotá, un niño de 8 años fue asesinado por su padrastro. El hecho se presentó luego que el hombre tuvo una discusión con la madre del menor. “De acuerdo con investigaciones, el altercado de la pareja se habría dado después de que la mamá del menor intentara poner fin a la relación sentimental con el sujeto, lo que habría desencadenado la discusión y la actitud violenta del hombre. Al parecer, el pequeño se habría interpuesto para defender a su mamá, pero el victimario terminó por herir el pecho del pequeño”, se informaba a través de RCN Radio.


Sin ser poco, y aun sin terminar el primer mes del año, este 26 de enero se informó que luego de reportarse como desaparecida en Tolú, Sucre, fue encontrado el cuerpo sin vida de Kelis Tous Moguea, en el barrio Costa Azul de dicha ciudad. Se puntualizaba en el diario El País que: “El Alcalde de Tolú fue enfático en que Medicina Legal que determinará la causa de la muerte de la menor que, según las hipótesis iniciales, presentaba signos de violencia sexual y tortura”.


Por su parte, según se reportaba en El Tiempo, la Policía recibió información que indicaba que el cuerpo de la menor se encontraba en una vivienda vecina a la residencia de la menor, donde en efecto fue hallada. Agrega el medio de comunicación que la menor fue encontrada con una ropa diferente a la que tenía el día que desapareció. Asimismo, a la niña la habrían podido tener escondida en un lugar diferente y posteriormente dejada en el lugar donde se encontró. Además, se pudo establecer que la niña tenía signos de un golpe en la frente y marcas en el cuello, lo que le indicaría a las autoridades que pudo ser asfixiada, además de maltratos en otras partes del cuerpo”, puntualiza El Tiempo. Por este hecho, fue capturado Jairo Julio Monterroza, de 29 años de edad, quien vivía en el lugar donde fue hallado el cuerpo de la menor.


Estos hechos, además de preocupar, generan varias preguntas sobre la protección de los menores. Como se había analizado en un análisis anterior de Pares, según datos de COALICO, durante el primer semestre de 2021, 14.321 menores fueron víctimas de hechos relacionados con el conflicto armado; siendo el desplazamiento forzado el tipo de violencia que más les ha afectado, con un total de 6.951 NNA, Sin embargo, NNA no son solo un foco de violencia en el marco del conflicto, sino que también se exponen a hechos violentos como homicidos, violencia sexual, despariciones


Según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal, durante el 2021 se presentaron 567 homicidios, de los cuales 480 fueron contra niños y 87 contra niñas. Siguiendo estos datos, vale la pena mencionar que 31 de los homicidios contra niños fueron cometidos contra menores entre los 0 y 4 años;13, contra menores de 06 a 09 años; 44, contra menores de 10 a 14 años, y 392 víctimas masculinas tenían entre 15 a 17 años. De esta misma manera, de los 87 homicidios contra niñas y adolescentes, 17 tuvieron como víctimas menores de 0 a 04 años, en 6 casos las asesinadas tenían de 06 a 09 años, 19 estaban entre los 10 y 14 años, y 45 tenían entre 15 y 17 años.


Ante esto, Isaac Morales, coordinador de la línea de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la Fundación Paz & Reconciliación, recordó que: “los menores son sujetos de especial protección desde la política marco de Seguridad y Convivencia Ciudadana, y con la nueva ley de Seguridad Ciudadana se enfatiza en estos a través de un aumento de penas a quienes agreden a NNA”. Por otra parte, señala: “que muchas de las violencias contra los menores son prevenibles, pues los organismos en muchos casos tienen antecedentes de las situaciones que viven los menores, así que el primer llamado es a fortalecer los canales de prevención y atención de denuncias. En definitiva, las autoridades locales deberían ser las garantes de esta protección especial que deben tener los menores”.


Retomando, hay que mencionar que el Instituto Nacional de Medicina Legal registra que 2414 niños fueron víctimas de presunto delito sexual y, por este mismo delito, hay 15.120 niñas reportadas. Asimismo, informan de 16 menores masculinos víctimas de violencia de pareja y 636 menores femeninas. En cuanto a menores desaparecidos/as se tiene un balance de 668 niños y 1706 niñas. Mientras, y sumado a este panorama donde las menores tienden a ser más afectadas por estos últimos delitos, se informa que hubo 11 hechos de feminicidios.


Respecto a esto, María Victoria Ramírez, encargada de temas de género en la Fundación Paz & Reconciliación aseveró que: “Estas cifras reflejan el impacto diferenciado que existe de ciertos tipos de violencia que tienen su origen en estereotipos de género y que afectan desproporcionadamente a las niñas y mujeres adolescentes. Por tanto, se requiere con urgencia de planes, proyectos y políticas que hagan que cada vez más personas vean la violencia basada en género (VBG) como inaceptable, que empoderen a las niñas y adolescentes de sus derechos, que transformen positivamente comportamientos basados en costumbres y actitudes de género para conseguir que niñas y niños convivan, crezcan y se desarrollen en una sociedad libre de violencias”.


Lo anterior, hace evidente que no solamente se deben garantizar la protección especial que tienen los menores de edad en el país, lo cual es urgente, sino que también urgen medidas de atención y prevención con enfoques de género, que permitan que las niñas y adolescentes habiten lugares seguros, que tengan información sobre rutas de atención y que puedan reconocer cuando son víctimas de algún tipo de violencia basada en género.