Maquinarias u opinión. La apuesta de Vargas Lleras