Luis Alfredo Ramos: condenado por parapolítica

Por: Laura Cano Periodista – Pares

Tras casi una década de investigaciones, de pasos avanzados y otros retrocedidos, la Corte Suprema de Justicia condenó a siete años y 9 meses de prisión al exsenador y exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, por vínculos con paramilitares entre 2001 y 2007.


La decisión fue tomada después de un largo proceso judicial, en el que la Sala de Juzgamiento de la Corte finalmente encontró que Ramos es responsable del delito de concierto para delinquir con la finalidad de promover grupos armados ilegales, y, además, de haber recibido dinero y apoyo político del bloque Metro y Centauros de las autodefensas. Esto se estableció luego de que el alto tribunal estudiara la ponencia del magistrado Ariel Torres, quien tan solo hace algunas semanas se había declarado impedido para llevar el proceso.


Las razones de Torres se relacionaban con una tutela que el exgobernador había interpuesto en contra suya. A través de dicho mecanismo, Ramos alegaba la protección al debido proceso, luego de que la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura ordenara, en su momento, que el magistrado fuera apartado inmediatamente del caso. Esto debido a que se filtró una ponencia en la que se pedía que Ramos fuera condenado a 19 años de prisión por los motivos que estaba siendo investigado. “Mi ánimo puede estar alterado y con ello afectar la imparcialidad con que debo actuar en el desarrollo de mis facultades oficiales”, argumentaba Torres.


El impedimento pasó a ser definido por la Corte, que el pasado 20 de septiembre negó la solicitud del magistrado, comunicando que: “A pesar de que la Sala reconoce el valor y la solvencia moral del doctor Torres Rojas, al expresar esas circunstancias c