Los violentos tras la máscara de la pandemia