Los silencios que pesan sobre Nicacio Martínez

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


Nicacio de Jesús Martínez Espinel lleva cerca de ocho (8) meses como comandante del Ejército Nacional, tiempo en el que se ha enfrentado de manera frontal a las constantes revelaciones sobre prácticas irregulares dentro del las Fuerzas Militares. Frente a dichas informaciones, Martínez Espinel ha resuelto, afanosamente, negar y blindar la infiltración de testimonios que denuncian algunos uniformados. Los pasos del comandante oscilan entre la exigencia de su salida inmediata por parte de un grueso sector de la sociedad civil y el respaldo que ha gozado por parte del gobierno nacional.


***


Tras 211 días que han transcurrido desde que el presidente Iván Duque nombró su cúpula militar, un hecho que marcó un giro en el timón por parte de su gobierno hacia la ruta de la seguridad democrática. Este suceso trajo consigo, entre otras cosas, una espesa incertidumbre en torno a las prácticas que se desprenderían del Ejército frente a las posibles violaciones de Derechos Humanos.


En la opinión pública se volvió a hablar de ejecuciones extrajudiciales, que los medios de comunicación decidieron llamar ‘Falsos Positivos’ hace más de una década. Aunque para los más escépticos ese panorama era lejano, por medio de revelaciones se empezó a conocer que en Colombia se estaba asomando el fantasma de la práctica de incentivos y resultados; una práctica que en el pasado dejó cerca de 10.000 personas asesinadas que fueron presentadas como combatientes y que no lo eran.