Los extremos y la necesidad de la tercería