Los candidatos mal rodeados

Por: Línea Democracia y Gobernabilidad.


Algunos partidos han querido apropiarse de la idea de que con las elecciones parlamentarias de 2018 buscarán renovar el Congreso, pero esta parece una tarea un tanto titánica. Algo que se evidencia en el informe electoral de la Fundación Paz y Reconciliación, en el que la organización muestra cómo varias decenas de candidatos al Senado y a la Cámara tienen nexos familiares o son herederos de políticos no solo cuestionados, sino muchas veces condenados por delitos como parapolítica.

La Fundación Paz y Reconciliación es reiterativa en que su informe no cumple ninguna función judicial, sino que es una forma de hacer veeduría y alertar sobre los posibles riesgos que habría en las elecciones de 2018.

Aun así, y aunque no se le endilga delito alguno, el documento es bastante revelador. Son más de 30 los candidatos herederos del caudal electoral de otros congresistas y políticos que han enfrentado cargos por parapolítica y otros hechos cuestionables. Aquí, la lista:

Lina María Barrera Rueda

Aspira a ser reelegida en la Cámara de Representantes por el Parido Conservador. Es heredera de la estructura política de Iván Díaz Mateus, quien fue condenado en 2009 a 72 meses de prisión por el escándalo de la ‘yidispolítica’. Es hermana de Juan Carlos Barrera Rueda, condenado a 17 años de prisión por desempeñarse como tesorero del Frente Comuneros del Bloque Central Bolívar de las AUC. En 2010, cuando Díaz Mateus estaba en la cárcel, Lina Barrera realizó su campaña a la Cámara de Representantes con los votos de Díaz Mateus.

Richard Aguilar

Candidato al Senado por el Partido Cambio Radical. Es hijo y heredero de la estructura criminal de