Llegó el final del desarme de las Farc



El final del desarme de las Farc tendrá lugar el próximo martes 27 de junio en el municipio de Mesetas, territorio donde según Pablo Catatumbo se han librado los combates más duros entre el Estado y esta guerrilla, luego del ataque a Casa Verde ordenado por el Gobierno de Cesar Gaviria.

Esta fecha debería ser la más importante para Colombia, tras la firma del Acuerdo de Paz en el teatro Colón, por ser el día en que se cumple lo que el país tanto ha deseado durante mucho tiempo: que miles de guerrilleros entregaran sus armas, poniéndole punto final a un enfrentamiento que dejó una ola de sangre y a lo largo y ancho del país.

La entrega de armas de las Farc no significa que la violencia en Colombia vaya a desaparecer del todo, pero si hay que resaltar que la desaparición del grupo, como organización insurgente, ayuda a reducir las cifras de muertes violentas, desapariciones, secuestros y demás hechos relacionados con el conflicto.

Lo anterior lo confirman las estadísticas divulgadas por la Revista Semana en su última edición donde dice que, “la tasa de homicidios es la más baja de las últimas cuatro décadas. En 2016 hubo 12.357 cuando en los años anteriores el promedio era de 16.000. El secuestro pasó de 3.400 casos a principios de este siglo, a 207 el año pasado. La extorsión va en caída libre desde que comenzó el cese al fuego y de hostilidades, pues el año anterior cayó un 22 por ciento y en lo que va corrido de 2017 ha disminuido un 42 por ciento. Las cifras relacionadas con el terrorismo van en picada. El país pasó de un promedio de 60 masacres hace dos décadas a 9 casos en 2016. Hace un lustro todavía se presentaron 894 actos de terrorismo, mientras el año pasado se registraron 212. Las tomas de pueblo, por ejemplo, desaparecieron. De los 500 soldados muertos por año e