Las piruetas del gobierno con las curules de víctimas

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


El Acuerdo de Paz firmado en noviembre de 2016 entre el gobierno y las otroras FARC contempló 16 curules adicionales en el Congreso de la República para las víctimas del conflicto armado. Sin embargo, el acto legislativo que avalaba esta iniciativa quedó en un limbo jurídico en 2017 y ahora el presidente Duque intenta reformarlo sin la esencia que estipuló el pacto de La Habana.


En 2017 cuando el proyecto empezó a ser discutido en el Congreso no tenía amplia mayoría y al final en noviembre se dio una polémica votación. El resultado fue de cincuenta (50) votos a favor y siete (7) en contra, con el cual se había cantado la victoria para las víctimas. Sin embargo, algunos empezaron a discutir que el número de congresistas en el recinto no había sido suficiente para avalar la iniciativa.


A partir de esa fecha la norma quedó archivada y la posibilidad de que las comunidades más azotadas por el conflicto armado tuvieran una representación directa en la Cámara baja. Por eso, el senador del Partido de la U, Roy Barreras, interpuso una acción de tutela ante el Consejo de Estado, mientras otro proceso se tramita en la Corte Constitucional sobre la validez de la votación.