top of page

Las movidas de Nicolás Maduro para quitarle poder a Diosdado Cabello

Por: Redacción Pares


Foto tomada de: El Universo


El 9 de julio del 2020 Diosdado Cabello estaba en su programa de televisión Con el mazo dando cuando se enteró de la noticia: de un plumazo Nicolás Maduro retiraba a los 53 oficiales del ejército más cercanos a él. Le decían los Montilleros. Formaron parte de su promoción en la que se graduó en 1987, la Tomás Montilla. Seducidos por Hugo Chávez participaron en la intentona de golpe de estado en febrero de 1992 con la que pretendían bajar de la presidencia a Carlos Andrés Pérez. Diosdado incluso fue detenido durante 22 meses. Después el entonces presidente Rafael Caldera lo indultó y luego él, y los Montilleros, fueron exaltados por el propio Chávez una vez ganó las elecciones presidenciales de diciembre de 1999 y los pusieron en cargos claves de lo que después se haría llamar “La revolución bolivariana”.


Esa promoción tuvo 216 oficiales y algunos de ellos aún tienen injerencia en el gobierno venezolano. Aparte de Diosdado están Jese Chacón, quien actualmente es embajador plenipotenciario de Venezuela ante Austria y jefe de la Misión Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU en Viena, José Vielma Mora, diputado de la Asamblea Nacional, son hombres de confianza de Cabello y han sobrevivido a cualquier embestida por parte de su rival más enconado, el propio Nicolás Maduro.


Cabello ya había soportado ataques del presidente que intentaban restarle poder. Desde hace años su familia a tenido cargos importantes en el SENIAT, la institución a cargo de las aduanas en Venezuela y, desde el 2017, Maduro redujo la importancia de los cargos de los Cabello en el SENIAT y actualmente sólo sobreviven dos en puestos claves, Érika Cabello Cadena, quien es jefa de División de Asistencia al Contribuyente en la Región Insular del SENIAT y Eladio Cabello. Pero para el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela fue una sorpresa absoluta que Maduro se metiera con sus oficiales de confianza.


En la purga de 53 oficiales cayeron cinco mayores generales, 25 generales de división, y 23 generales de brigada. Maduro mandaba un mensaje claro: Cabello y los Montilleros deberían bajarle un poco a los excesos de poder. Se amañaron en cargos claves en ministerios, embajadas, institutos y embajadas. Manejaban a placer y sin control abultados presupuestos. Un ejemplo de esto fue Manuel Barroso, uno de los “montilleros” quien fue puesto al frente de CADIVI y después del escándalo de malversación de fondos no sólo lo degradaron sino quien siguió campante dentro del gobierno.


En ese programa del 9 de julio del 2020, apenas se enteró Cabello de la destitución de sus hombres, se interrumpió. Alegó que no seguiría haciendo la transmisión en vivo porque tenía una fuerte “alergia”. Al otro día anunció que tampoco haría el programa porque el problema persistía, así lo anunció en la red social que ese momento seguía con el problema de salud: “Queridos compañeros, queridas compañeras, debo informar que hoy no haremos su programa Con el Mazo Dando, se los debo, desde ayer ando luchando con una fuerte alergia, los médicos y mi familia me han ordenado reposo, nos vemos la semana que viene, un abrazo. Nosotros venceremos”.


Igual Maduro ha tenido que moderar los ataques contra Cabello. Tal y como lo dice este informe de la línea de Democracia y Gobernabilidad de la Fundación Paz y Reconciliación, titulado Clanes políticos en Venezuela, el grupo político de Diosdado Cabello y los hermanos Rodríguez, el actual presidente venezolano sabe de la importancia de su antagonista dentro del PSUV para mantener a las Fuerzas Armadas fieles a la revolución: “Aunque la existencia de una red de funcionarios de origen militar le permite a Diosdado Cabello tener la lealtad de la mayoría de los oficiales y suboficiales cercanos a él, Cabello también ha extendido su red dentro de la burocracia del Estado venezolano, especialmente en cargos dentro del poder electoral y en algunos Estados importantes por su peso económico y geoestratégico, lo que le ha permitido consolidar su poder y conservar su lugar como “número 2” de la Revolución Bolivariana, y le han vuelto indispensable para sostener la gobernabilidad del PSUV y de Nicolás Maduro, especialmente porque desde esta red Cabello contiene los intentos de participación política de la oposición y mantiene los disensos internos dentro del oficialismo controlados”.


Personajes como Freddy Bernal, amo y señor de la frontera colombo-venezolana a través de la gobernación del Táchira, o funcionarias del Tribunal Superior de Justicia o en el Consejo Nacional Electoral, le permiten a Cabello tener maniobrabilidad dentro del gobierno a pesar de que siempre, desde la época de Chávez, está en las antípodas ideológicas de Maduro.

Este es el informe que se convierte en una de las radiografías más descarnadas de cómo se mueve el poder en la Venezuela de Maduro.




Comentarios


bottom of page