Las cuatro ‘plagas’ que azotan al Guaviare (Parte I)