Las claves electorales de la victoria de Gustavo Petro

Por: Camilo Díaz Suárez, Investigador nacional

Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad


Luego de una extenuante contienda electoral, el pasado 19 de junio se definió la presidencia de Colombia con la victoria de Gustavo Petro, de la coalición Pacto Histórico, con 11.281.013 votos (50,44%), sobre Rodolfo Hernández, candidato por el movimiento Liga de Gobernantes Anticorrupción, quien sacó 10.580.412 votos (47,31%).


La victoria de Gustavo Petro se vio acompañada de una gran participación electoral de 22.658.694 votantes, correspondientes al 58,09% del total de personas habilitadas para votar. Así, es la segunda vez en la historia electoral de Colombia con una participación tan alta, solo superada por el 59% de participación en la segunda vuelta presidencial de 1998.


Gráfico No. 1



Elaborado por: Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares). Fuente: Registraduría Nacional.


En términos generales, la participación aumentó en la gran mayoría de los municipios del país, con respecto a la primera vuelta. Solo en 49 municipios la participación disminuyó, concentrándose la mayoría de estos en el centro de Antioquia, incluyendo a la capital del departamento, Medellín.


Si bien la mayoría de los municipios en los que se presentó esta reducción en la participación esta fue de un máximo de 2 puntos porcentuales, hacia el suroriente del país hubo municipios con variaciones altas, como La Victoria, Amazonas, donde la participación se redujo un 7,46% o Puerto Gaitán, Meta, donde la reducción fue de 5,79%.


Por su parte 20 municipios lograron aumentar su participación en más de un 15% con respecto a la primera vuelta, concentrados en tres departamentos: Nariño, Cauca y Caquetá. Tres de estos veinte municipios incluso aumentaron su participación un 20%, siendo uno de estos Suárez, Cauca, donde nació Francia Márquez, la fórmula presidencial de Gustavo Petro. Y 496 municipios tuvieron un aumento en su participación superior al 5%, agrupando la mayoría de estos los departamentos de La Guajira, Bolívar, Sucre, Córdoba, Chocó, Cauca, Nariño y Caquetá.


De primera a segunda: Gustavo Petro


La histórica victoria de Gustavo Petro se debió principalmente al notable aumento de la participación ya mencionado. En los territorios en los que ganó en la primera vuelta logró movilizar todavía más al electorado, a la vez que aumentó de forma considerada su votación en los departamentos en los que en la primera vuelta ganó Rodolfo Hernández o Federico Gutiérrez.


Gráfico No. 2




Elaborado por: Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares). Fuente: Registraduría Nacional.


En un total de 15 municipios, Petro logró aumentar su votación en más de un 15%. Estos municipios se ubicaron en Magdalena, Atlántico, Chocó, Nariño y, sorpresivamente, en Antioquia, en el que en los municipios de Segovia, San Roque y Taraza aumentó considerablemente su votación.


Sin embargo, el grueso de municipios que contribuyeron a aumentar su caudal electoral se dio en un aumento entre el 10% y el 15% de la votación en favor suyo, sumando 279 municipios en los que sucedió esto. Este crecimiento se vio reflejado en los departamentos periféricos del país. Por otro lado, en 842 municipios aumentó entre el 5% y el 10% su votación con respecto a primera vuelta.

Si bien estos aumentos entre el 10% y el 15% se dieron en todo el territorio, los departamentos que agruparon la mayoría de estos fueron en los que Petro ganó en la primera vuelta: La Guajira, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre y Córdoba; Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño; y Putumayo, Amazonas y Guainía.


En departamentos en los que Petro no ganó en primera vuelta ni en segunda, pero tuvo este crecimiento porcentual, fueron los de la región de los llanos orientales, en los departamentos de Casanare, Meta y Guaviare.


De esta forma, el triunfo de Gustavo Petro se debió a esa movilización de los municipios en los que, en una gran mayoría, ya había ganado en primera vuelta. Si bien se enfrentó al desafío de aumentar la participación, lo consiguió. Como muestra el mapa de variación en participación, los departamentos en los que Petro consiguió este aumento significativo de votos coincidieron con los que presentaron una disminución considerable de la abstención.


Rodolfo Hernández: ¿qué pasó?


Si bien Rodolfo Hernández creció significativamente su votación al lograr aumentar 4.615.077 votos en solo tres semanas, es decir, un incremento del 77,36%, esto no le bastó para vencer el crecimiento que tuvo Gustavo Petro.


Gráfico No. 3


Elaborado por: Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad. Fundación Paz & Reconciliación (Pares). Fuente: Registraduría Nacional.


Los departamentos en los que ganó Rodolfo Hernández, a diferencia de aquellos en los que ganó Gustavo Petro, concentraron, salvo excepciones en Tolima y Boyacá, la mayoría de municipios con un crecimiento en la participación bajo, de entre el 0% y el 5%. Además, siendo más relevante en los departamentos de Meta, Cundinamarca, Caldas y, en especial, Antioquia, tuvieron un número significativo de municipios que tuvieron un decrecimiento en la participación con respecto a la primera vuelta.


Eso explica que Rodolfo Hernández no consiguió movilizar el total de votos que obtuvo el candidato Federico Gutiérrez en la primera vuelta, pero sí un 91% de su votación. Ese endose de votos se dio casi en su totalidad en Antioquia, pero en departamentos en los que Hernández ganó en las dos vueltas como Caquetá, Meta y Boyacá, tuvo una importante concentración de municipios en los que el porcentaje de la votación obtenido disminuyó entre 0% y 5%.


Así, se puede entender que Hernández no consiguió convencer nuevos votantes diferentes a los que tuvo en la primera vuelta, ni a la totalidad de los de Federico Gutiérrez en la primera vuelta.


De esta forma, este escenario que dejó la segunda vuelta presidencial mostró que los departamentos periféricos del país tuvieron un papel preponderante a la hora de elegir presidente, superando sus propias barreras de participación, mientras que los departamentos del centro perdieron un poco su protagonismo.