Las ‘cabañuelas’ de la violencia, un mal inicio de año